thumbnail Hola,

El equipo donostiarra ha conseguido estar cuatro meses sin morder el polvo, goleando incluso a rivales directo por la última plaza de Champions League

Mucho se habla del Bayern Munich y la incontestable trayectoria que llevan los bávaros sin conocer la derrota. Pero no tenemos que viajar a lejanas tierras para descubrir a un grupo de guerreros que han conseguido estar nada más y nada menos que 15 partidos de Liga sin perder. Los amantes de la estadística se frotan las manos con el equipo de Montanier puesto que si miramos los primeros meses de competición te encuentras un equipo en descenso, y si nos centramos en los últimos, hablamos de un grupo capaz de pujar de tú a tú al ‘dúo del terror’ Barça - Madrid sin retirar la mirada.

Getafe 2-1 Real Sociedad
Subtítulo opcional

Era el feliz día de los Reyes Magos cuando el Real Madrid conseguía ganar 4-3 en un partido a cara de perro contra los txurri urdin. Y justo cuatro meses después, otro equipo madrileño, el Getafe, les tumbó a la lona en un partido que en principio se antojaba fácil. Bien por la escasez de público en el Coliseum Alfonso Pérez, bien porque ellos no se jugaban tampoco mucho.

Pero cómo estará la Champions League de complicada, que cuatro meses invicto no te asegura estar clasificado. Es más, ni siquiera los donostiarras están tranquilos en la posición que les lleva a la previa de la competición. El Valencia le acosa a tan sólo dos puntos y el Málaga pese a que parece haber decidido autodestruir sus opciones puede espabilarse y complicar la vida a los chicos de Montanier.

En estos cuatro meses además de no perder un solo partido, han tenido un juego alegre y vistoso que ha llevado al público de Anoeta a ver grandes goleadas. Por tres veces marcaron cuatro goles, entre ellas precisamente a Valencia y Málaga, rivales directos. Y otras tres veces han sido capaces de marcar al menos tres goles, situándose así como el tercer equipo que más potencial ofensivo tienen en la Liga. Así pues los rivales no están seguros de si esta derrota es el principio del fin donostiarra o si por el contrario sólo han cogido un poco de aliento para asestar el golpe final en lo que está siendo una temporada de ensueño en San Sebastián.

Artículos relacionados