thumbnail Hola,

Los culés fueron humillados en casa ante un Bayern de Múnich frío y calculador que merecidamente firmó su pase a la final en Wembley. En Barcelona mucho que pensar

El mejor Barcelona no apareció ni de milagro la noche de ayer en el Camp Nou. No fue sólo la ausencia de Messi, es que Xavi, Iniesta, Pedro, Villa y compañía no aparecieron en el terreno de juego y así no se puede enfrentar a ningún equipo de Europa, menos a un gran Bayern de Múnich. Lo primero, reconocer que el rival fue muy superior, porque tienen una táctica, técnica y estado físico espléndido, después, analizar por qué los azulgranas se lo pusieron tan fácil al monstruo alemán.

El dramatismo se hizo presente después de la eliminación y se exageró, como se seguirá exagerando durante los siguientes días y posiblemente hasta que termine la temporada y comience el mercado de fichajes estival. Después de que los blaugranas fueran castigados en el Allianz Arena, se habló de 6 fichajes nuevos para la próxima temporada y poco tardó Tito Vilanova en desmentir la información, para decirnos que no serán muchos. La noche de ayer, tras ser azotados por los de Jupp Heynckes, los más atrevidos ya se imaginaban un cambio de plantilla completa, un 'Cruyfazo', pero una vez más el técnico azulgrana recordó que el problema no es la cantidad de fichajes, sino el estado de sus jugadores.

Esta es la clave del problema. El error en esta temporada fue que las rotaciones no se llevaron a cabo de la mejor manera, no hay que olvidar que antes de que Tito se marchara a Nueva York, se veía al equipo en buenas condiciones y se seguía hablando del 'equipo que aspira al triplete', pero poco a poco el conjunto se fue diluyendo. La mala suerte acompañó a la escuadra y las lesiones en la línea defensiva volvieron a aparecer, pero de manera más grave. Nadie esperaba que Carles Puyol tuviera que intervenirse de la rodilla porque ya era insoportable cargar con el equipaje, ni tampoco que Javier Mascherano cayera también para irse a la baja por al menos seis semanas. Esas cosas no son previsibles, como tampoco que Adriano también se lesionara o que Jordi Alba, apercibido de sanción echara bronca para perderse el partido de ayer. Pero lo que no se hizo fue dar más minutos a los más jóvenes, Tito explicó que Bartra cuenta con 2,000 minutos en sus piernas esta temporada, pero son pocos para una semifinal ante el Bayern.

¿Tello? el canterano es una buena opción, pero su edad aún no es la que más convence a Tito, a quien le gusta otorgar la titularidad a los jugadores a partir de los 23 años. Sin embargo Cristian Tello podría ser una excepción a la regla y más minutos de juego pueden darle mucho, muchísimo al equipo. Su velocidad y fortaleza mental son las que le ayudan a conseguir goles, Tello no se corta cuando tiene un balón y no piensa a quién deberá enviarlo, él remata y muchas veces anota. Eso se valora y agradece, ojalá que la próxima temporada comience a ser uno de los hombres de más confianza del técnico y seguro que no equivocará.

Ahora también empezarán a sonar los que quieren la cabeza de Tito y eso es un gran error. Si bien los culés fueron humillados en casa, donde el Bayern de Múnich les cortó de tajo su maravilloso registro de 21 partidos UEFA invictos en casa, la continuidad es primordial para continuar con el proyecto. Bien dijo Tito que en las comparaciones saldría perdiendo con Pep Guardiola y en esta eliminatoria ha perdido, sin duda, pero nadie debe olvidar que en la Liga marcó registros que superaron a su antecesor y no fueron mérito de nada más que de Tito Vilanova. Piqué dijo al final del encuentro: 'Para el año que viene hay que tomar una decisión', bien dicho, decidir volver al mejor camino porque todavía hay equipo para hacerlo, quien hable de fin de ciclo, sin duda no conoce la historia del Barcelona. 

Artículos relacionados