thumbnail Hola,

El vicepresidente azulgrana, Josep Maria Bartomeu, confirmó que el entrenador del Barça continuará dirigiendo al equipo la próxima temporada

Este 27 de abril se cumplirá un año de que se anunciara que Pep Guardiola dejaría de dirigir al Barcelona la siguiente temporada y que en su lugar, Tito Vilanova ascendería para ocupar la soñada posición por muchos técnicos del mundo. Tito era el elegido y al dar el sí, sabía que se metería en muchas dificultados, por ello declaró desde el primer día que sadría perdiendo en todas las comparaciones con su antecesor.

El de Bellcaire ya perdió en la primera comparación: no aspirará al triplete ni menos al sextete en su primera temporada como lo hizo Pep Guardiola en su primera temporada con máximo entrenador. Pero no haberlo logrado no quiere decir que la temporada haya sido mala, el haber alcanzado inminentemente el título de Liga de manera casi inmaculada y superando los registros de Guardiola, ya hablan de un buen desempeño de Tito Vilanova. La continuidad del entrenador habla de la confianza de la directiva azulgrana y sobre todo, de los satisfechos que están por su trabajo.

Tito es un técnico de pocas palabras, pero con una brillante mente táctica, creadora de muchos de los éxitos del Barcelona de los últimos años. El vicepresidente Bartomeu declaró que el entrenador continuará la próxima temporada, haciendo el anuncio un par de días después de que el Bayern de Múnich pisoteara a los blaugranas en Múnich y algunos aficionados, los más extremistas, comenzaran a pedir la cabeza del entrenador. Pero la primera cabeza que se debe mantener en alto, es esa, la del entrenador para dar seguimiento al proyecto azulgrana, que no ha concluido ningún ciclo y lo quiere alargar lo más posible.

El equipo se siente cómodo con él y después de la marcha de Pep, las mejores manos en las que pudieron quedar fueron las de Tito. Pero el cambio tampoco fue fácil, porque el que antes era segundo de Guardiola, no tenía un contacto tan directo con el equipo, a pesar de que los conocía como la palma de su mano. La relación, con el tiempo se volvió más cercana, pero el equipo debió afrontar otro duro golpe cuando su líder recayó del cáncer de la glándula parótida que ya había sufrido poco más de un año antes. Su ausencia fue larga, durante dos meses, los blaugranas debieron sacarse adelante por sí mismos, junto con Jordi Roura, el segundo entrenador, que por algunos años fue el tercero en la era Guardiola y esta fue la etapa más vulnerable del equipo.

Aún no se encuentran recuperados al 100% de estos altibajos, pero lo hará. El Barcelona necesita que su entrenador esté al 100% y si se le piensa renovar por otro año, es porque se sabe que estará en perfectas condiciones para seguir dirigiendo al equipo y soportar la gran presión que representa guiar al Barça, una presión que después de cuatro años, el mismo Pep Guardiola no soportó y decidió tomarse un año sabático. Hoy Tito hará su primera aparición pública después de que se anunciara su enfermedad y fuera sometido a un tratamiento en Nueva York, lo hará porque además de que poco a poco ha retomado las riendas del equipo, sabe que como líder, debe afrontar las situaciones que se presentan, las buenas y las malas y estos días son un poco nublados en Can Barça.

Artículos relacionados