thumbnail Hola,

Después del descalabro ante el Bayern de Múnich, han quedado expuestas las carencias de este Barcelona que a lo largo de la temporada ha sido vulnerable

El verano pasado Tito Vilanova afirmó que sus requerimientos eran un lateral izquierdo y un centrocampista - pivote para enfrentar la que era su nueva temporada al frente del banquillo como primer técnico. La sorpresa era que no buscara un central ni tampoco un delantero como se pensaba que hacía falta y una vez más, se reafirma que son necesidades imprescindibles para el nuevo curso 2013-14.

El Barcelona necesita renovaciones de fondo, como en su época ya lo hizo Johan Cruyff para sacar adelante al equipo en la temporada 1988-89, dando de baja a trece jugadores del equipo, esos que habían participado en el 'Motín de Hesperia' la temporada anterior: Amarilla, Calderé, Clos, Cristóbal, Gerardo, Linde, López López, Manolo, Moratalla, Nayim, Pedraza, Schuster y Víctor. El técnico holandés apostó por conservar a nueve jugadores: Alexanko, Carrasco, Julio Alberto, Lineker, Migueli, Roberto, Salva, Urbano y Zubizarreta y se hizo de los fichajes de 13 nuevos jugadores como Soler, Bakeri, Begiristain, Valverde, Serna, Unzué, Goikoetxea, Eusebio, Salinas, Aloisio, Manolo Hierro, Rekarte y Romerito. Pero no sólo el 'Tulipán de Oro' modificó la plantilla sino que también introdujo un nuevo sistema táctico, ese que hasta hoy persiste, pero que en su momento generó críticas entre la afición.

Cuando Guardiola llegó al banquillo en la temporada 2008-09 tampoco se tentó el corazón y fue tajante en los cambios que él consideró necesarios y también fue criticado, sobre todo por el traspado de Ronaldinho al Milan, pero la limpieza también incluyó a Deco traspasado al Chelsea, Zambrotta se convirtió en 'rossonero', el mexicano Giovani Dos Santos se marchó en transferencia al Tottenham y Oleguer al Ajax. Pero también Ezquerro y Edmílson salieron del equipo al no renovárseles su contrato y Lilian Thuram debió retirarse del fútbol tras detectársele una malformación cardíaca. Tras las bajas, Pep hizo seis incorporaciones: Dani Alves, Keita, Piqué, Hleb, Cáceres y Henrique, aunque este último inmediatamente fue cedido al Bayer Leverkusen. Y a Pep nunca le tembló la mano para ni para deshacerse de Samuel Eto'o, Thierry Henry, Yaya Touré, Rafa Márquez ni Zlatan Ibrahimovic.

Ahora toca el turno a Tito de hacer cambios, como bien dijo al inicio del actual curso cuando abrió las puertas a Jonathan dos Santos, 'el Barcelona no es una ONG', con mano firme tendrá que hacer limpieza con el fin de conservar la hegemonía del Club que está en peligro. Se habla de que este verano será muy movido y hasta 12 jugadores podrían salir del equipo, entre ellos están los nombres de David Villa y Alexis Sánchez, acompañados de dos Santos y los que terminarán su cesión como Bojan Krkic y Fontàs entre otros. ¿Qué demarcaciones debe llenar el Barcelona? Sin duda el eje de la zaga debe ser reforzada, porque una vez más, los culés están sufriendo defensivamente, no sólo por la cantidad de goles que han encajado en las diferentes competiciones y que los han orillado al límite, sino también por las lesiones como las de Carles Puyol que forzosamente deberá ser dosificado la próxima temporada. Pero no podemos de dejar de preocuparnos por la delantera, al Barça le hace falta gol, independientemente de los que haga Messi, continuar con la dependencia es un arma de doble filo y en algún momento costará muy caro.

La llegada de Neymar parece inminente, pero no por ello se puede afirmar que con su arribo a Can Barça los problemas ofensivos estarían arreglados. El Barcelona es capaz de jugar con un 9 y debe hacerlo, porque los rivales ya le tienen tomada la medida y los años de estudio al modelo azulgrana están rindiendo sus frutos. Los culés están sufriendo en Europa y tienen un pie fuera de la Champions League, pero también han sufrido en la Liga para alcanzar el título que inminentemente llegará este sábado en San Mamés o ante el Betis en el Camp Nou. Desde que Tito Vilanova volvió a la Ciudad Condal, se ha reunido con la secretaría técnica para planear las llegadas y salidas del equipo, pero vistos los últimos resultados, no es de extrañar que el mismo técnico haga más énfasis en lo que debe cambiar.





Artículos relacionados