thumbnail Hola,

El técnico merengue desvela el once inicial en Champions, pero rehúye a contestar cómo se emplearán en el césped. ¿Esperará al Borussia, o irá a morder la yugular?

El Real Madrid ya jugó en Dortmund esta misma temporada, y perdió 2-1 en la fase de grupos de la Champions League. Ahora, de regreso al Westfalenstadion, cuentan que un supersticioso José Mourinho está intentando evitar todos los rituales que llevó a cabo entonces: ha cambiado de hotel, ha entrenado en el mismo estadio cuando no suele hacerlo, no ha salido a dar un paseo por los alrededores del hotel como entonces, etcétera. Hasta decidió anunciar el once inicial en la rueda de prensa previa al partido de forma sorpresiva. Casi inédita.

Un gesto difícilmente interpretable. Ya sea por hacer un guiño a los medios de comunicación, por buscar tranquilidad en la concentración de la expedición blanca, o simplemente como exhibición de seguridad en sus propias posibilidades. Pero sea como fuere, un gesto éste de anunciar la alineación hasta cierto punto ambiguo. Pues sí, Jurgen Klopp y el resto de aficionados borussers y madridistas ya saben los once jugadores blancos que serán de la partida en el Signa Iduna Park. Pero Mourinho aún se guarda un as en la manga: aún no sabemos con qué intención saldrán esos jugadores, qué mentalidad táctica pondrán en liza.

¿Saldrá este miércoles el Real Madrid a comerse al Borussia Dortmund desde el primer momento, a tumba abierta, con una presión agresiva en todo el campo? ¿O por el contrario, preferirá cederle la posesión, esperarle en su propio campo, y así poder favorecer sus propios contraataques anulando de paso los del contrario? Sólo el propio Mourinho lo sabe. Al menos, hasta que empiece a rodar el esférico. “Es una buena pregunta cómo voy a plantear el partido ante un equipo tan atacante. Pero no quiero ser muy específico en mi respuesta” explicaba en rueda de prensa el propio Mourinho este martes. “El Dortmund es un equipo que tiene una identidad de juego muy propia, y contra quien no es fácil de jugar”.

Se decante por una u otra estrategia, el partido puede mostrar caras radicalmente distintas. Aunque conforme se acerca el momento, y máxime tras los reparos que mostró en la previa, son cada vez más los adeptos a la teoría del conservadurismo. Porque siendo la tercera semifinal consecutiva, y desahuciado en la Liga, el resultado lo es todo para este Real Madrid. Sin reparo alguno en los estilismos como vía a ellos. Porque la exhibición física del Bayern de Múnich ante el Barcelona viene a poner de manifiesto la superioridad alemana en el duelo cuerpo a cuerpo y con espacios. Como ya sucediera también en la semifinal merengue de la pasada edición, por cierto. O porque el propio Real Madrid ya ha sufrido los contraataques del Borussia en la fase de grupos al más mínimo error en la etapa de creación. Sea como fuere, sólo Mourinho lo sabe.

Artículos relacionados