thumbnail Hola,

La goleada ante el Barcelona sirve de aviso para los blancos: la fortaleza de los equipos alemanes no es baladí. La Décima es hoy un poco más cara que ayer

A la Liga española le queda ya un único representante con opciones de ganar la Champions League. Oficialmente, todavía dos. Oficiosamente, sólo el Real Madrid, después de que este martes el Bayern de Múnich vapuleara al Barcelona en el Allianz Arena. Una mala noticia para el fútbol patrio, sin ninguna duda, pero en cuyo reverso puede subyacer una moraleja para el Real Madrid. Y es que, como bien dice el refrán, viendo cómo los bávaros han cortado la barba del Barcelona, bien haría el cuadro blanco en poner las suyas a remojar.

Conforme han pasado los días desde el sorteo UEFA de las semifinales, en el madridismo se ha ido posando la idea de que los bombos le habían sonreído, dejándole en suerte al rival teóricamente más flojo de todos. Porque este Madrid ya no es el mismo que el de la fase de grupos. Porque Mesut Ozil llega en estado de gracia. Porque el golpe del traspaso de Mario Gotze había dejado en shock a los borussers. Porque todos daban al Bayern como el verdadero ‘coco’, con lo que si los bávaros tenían nivel para eliminar al Barcelona, este Madrid también debía ser acreedor de una plaza en Wembley, al haber dado buena cuenta de los blaugranas recientemente en Liga y Copa. Por la inexperiencia del Borussia en las grandes citas, habiendo dado por ‘salvada’ ya la temporada...

Por estas y decenas de razones más, el favoritismo del Real Madrid ha ido creciendo enteros a pasos discretos, pero firmes, en poco tiempo hasta la fecha. El fútbol español volvía a caer en los mismos presuntuosos errores de la temporada pasada. Hasta que este martes la Bundesliga dio el primer y serio aviso: el Barcelona no fue capaz de dar respuesta al Bayern, y el Real Madrid necesitaría hacer su mejor partido si quería alcanzar la final de la Champions League. El Borussia Dortmund, que ya dio buena cuenta de los blancos, no permitirá otra actitud diferente.

Y es más, de paso, el Bayern le dejó otra enseñanza al Real Madrid: la Décima está muy cara. Mucho. Bastante más que este mismo lunes, sin ir más lejos. Las goleadas no sólo tienen lugar en la Bundesliga, sino también en Europa. Otro remojón a esas barbas.

Artículos relacionados