thumbnail Hola,

El Borussia Dortmund, en ‘shock’ tras el sorprendente anuncio del traspaso. José Mourinho no ha querido ahondar más en la herida abierta. El rictus de Jurgen Klopp, delatador

¿Se imaginan que tal día como hoy, justo antes de comenzar las semifinales de la Champions League, el Real Madrid anuncia que ha fichado a Andrés Iniesta? ¿O que el Barcelona comunica que tiene atado a Xabi Alonso, estando ambos equipos a punto de jugarse el pase a la final? Pues algo más o menos parecido es lo que ha sucedido este martes entre Borussia Dortmund y Bayern de Múnich cuando se ha oficializado que Mario Gotze, una de las mayores estrellas del equipo ‘amarillo’, ha fichado ya por el cuadro que entrenará Pep Guardiola.

Lógicamente, como sucedería aquí en España en situación similar, el panorama futbolístico en Alemania ha entrado en convulsión. Literalmente. Y he podido hablar, leer y escuchar a periodistas allí desplazados, que confirman que, especialmente en el caso del Borussia Dortmund, el fútbol germano ha entrado en ‘shock’. Ya sea para intentar desestabilizar al cuadro de la cuenca del Ruhr, o para desviar la atención de los delitos fiscales del presidente del Bayern, Uli Hoeness, el que quiera que filtrara la noticia al alemán Bild el lunes noche ha cumplido con su objetivo. Sobradamente, además.

Y ello, colateralmente, ha beneficiado al Real Madrid. El Borussia Dortmund se encontraba hasta el momento en un marco idílico, feliz, sabedor de que la temporada estaría poco menos que ‘salvada’ de cara a sus aficionados habiendo llegado ya a unas semifinales europeas, aunque el telón cayera el próximo martes en el Santiago Bernabéu. Y ahora el ambiente se ha enturbiado de alguna manera, según cuentan: contra el Bayern, contra Gotze, y contra el propio Borussia incluso, por ‘dejar’ marchar a uno de sus grandes ídolos. Jurgen Klopp ha pedido de viva voz unión y apoyo a sus aficionados en rueda de prensa, pero su rictus, lejos de la dicharachera fachada de estas semanas, habla por sí solo.

José Mourinho por su parte, ‘pisacharcos’ profesional, ha preferido tirar de ingenuidad en rueda de prensa. “No conozco a Gotze, ni la mentalidad ni cultura de la afición del Borussia, y no sé lo que pensarán sus compañeros. Depende mucho de la situación. No sé si puede tener consecuencias positivas, negativas, o nulas”, explicó el de Setúbal. Sabe que a ese incendio no hace falta inyectarle más gasolina desde el bando español. En la propia Alemania se inmolan ellos solos.

Relacionados