thumbnail Hola,

La lesión de Leo Messi, las semifinales de Champions League y la ausencia de torneos internacionales en verano, podrían hacer que la racha de juego del portugués sea definitiva

OPINIÓN

Llámenme visionario. O loco. La siguiente afirmación tiene tanto de descabellada por su premura, como de lógica por su argumentación: este mes de abril, sí, el cuarto mes del año 2013, podría resultar decisivo en la carrera hacia un nuevo Balón de Oro, un reto por el que Cristiano Ronaldo parece haber tomado una ligera ventaja con respecto a Lionel Messi, durante años el mejor.

Ambicioso, insaciable, su hambre voraz le lleva a competir como si cada partido fuera el último. A la sombra de Messi desde 2009 -al menos eso reflejan los premios-, Ronaldo se muestra impasible. Su lucha es el día a día y ser el número uno, un objetivo siempre presente. Mientras el argentino añadía a sus vitrinas el cuarto balón dorado de su carrera el pasado mes de enero, el '7' del Real Madrid hacía borrón y cuenta nueva. El reto de este año ya había empezado para él.

Ha marcado en todos los partidos que ha disputado desde Old Trafford. Y eso que allí no quería. La clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones lanzó al de Madeira. Celta, Mallorca, Zaragoza, Levante y Athletic en Liga; Galatasaray en Europa. Diez goles en sólo siete partidos que establecen una diferencia anotadora de cinco con respecto a Messi. 28-23 en la suma total de lo que vamos de año.

Cayó Messi lesionado en París y atisbó Ronaldo una oportunidad de hacerse más grande si cabe. Los duelos directos desde enero entre Barcelona y Real Madrid han caído de lado blanco. El portugués, líder de su equipo, resolvió la eliminatoria copera y revolucionó el Clásico de Liga desde el banquillo. Messi, simplemente, no fue Messi. Aunque medio Leo fue suficiente para que el Barcelona superara al PSG y se plantara, como ya había hecho el Madrid, en las semifinales de la Champions.

Se vienen Borussia Dortmund y Bayern Múnich como respectivos rivales para merengues y culés en la competición que lleva a la gloria. La Décima sería, sin duda, un golpe sobre la mesa de Ronaldo. Quizás el objetivo que satisfaga definitivamente su paso por la capital española. Inconformista por naturaleza, resultaría complicado pensar en su salida sin lograr la ansiada 'Orejona' con el Madrid. Abril definirá qué contendientes enfrentarán en Wembley.

Barcelona     LIONEL MESSI   
23 28 CRISTIANO RONALDO Real Madrid
17 LIGA BBVA 17
2 COPA DEL REY 5
3 CHAMPIONS LEAGUE
5
1     SELECCIÓN    1

Sin Mundial ni Eurocopa y tanto Portugal como Argentina ausentes en la Copa Confederaciones, Cristiano Ronaldo y Leo Messi tendrán un verano relajado, sin posibilidad de hacer méritos en esa carrera hacia el Balón de Oro. La final de Champions se antoja como el partido clave en las aspiraciones de ambos. La Liga BBVA no será definitiva. Con mayo en el horizonte y el cuarto mes del año apurando sus últimos días -nos será robado enseguida, como cantaba Sabina-, Ronaldo quiere cerrar cuanto antes su candidatura para alzar, por segunda vez en su carrera, el galardón de mejor jugador del año.

Artículos relacionados