thumbnail Hola,

Son los equipos más poderosos y respetados de Europa. Bávaros y catalanes protagonizan una de las eliminatorias más apasionantes de los últimos años

ANÁLISIS

No cabe la menor duda de que el fútbol español y alemán está de moda. En el último lustro, han sido las selecciones de España y de Alemania las que han dominado el panorama mundial. Juego vistoso, efectividad y superioridad. La contundencia alemana y el "tiki-taka" español, dos estilos diferentes que se han convertido en un espejo donde mirarse para el resto de selecciones.


Esta superioridad se está viendo reflejada también a nivel de clubes. Real Madrid, Barcelona, Bayern Munich y Borussia Dortmund. Dos equipos españoles y dos equipos alemanes lucharán por levantar la ansiada Liga de Campeones.

Con todo el respeto hacia el Borussia Dortmund y el Real Madrid, la eliminatoria que mide a Bayern Munich y Barcelona se antoja como una final anticipada. Espectáculo asegurado entre posiblemente, los dos equipos más fuertes de Europa. El Bayern Munich es el equipo temido del momento debido al gran momento que atraviesa tanto de juego como de resultados.

Campeón de una Bundesliga donde se ha paseado, (aventaja en 20 puntos al segundo clasificado, el B.Dortmund) solo ha perdido un partido hasta el momento. En Liga de Campeones, más de lo mismo. El equipo de Jupp Heynckes ha ido de menos a más. En la fase de grupos, fue primero empatado a 13 puntos con el Valencia, segundo clasificado. A partir de ahí, el equipo bábaro sacó el rodillo a pasear para dejar en la cuneta al Arsenal de Arsene Wenger en octavos de final. El Bayern se impusó por tres goles a uno en el Emirates Stadium, aval suficiente para que la victoria de los 'gunners' por dos goles a cero en el Allianz Arena cayese en saco roto.

La Juventus de Turin aguardaba en cuartos de final. El campeón italiano sería el encargado de poner a prueba a los Ribery, Robben Mandzhuky, etc. Monólogo alemán, que se impuso tanto en la ida como en la vuelta por un dos a cero a la 'vecchia signora'.

Por otro lado está el Barcelona de Tito Villanova. El equipo azulgrana ha sido el rey de Europa en los últimos años. Tres veces se ha alzado campeón en los últimos seis años, aval más que suficiente para ser respetado en el viejo continente a pesar de que la vistosidad y la superioridad en su juego no sea esta campaña tan contundente como en otras temporadas.

El camino del Barcelona hasta esta semifinal tampoco ha sido fácil. Fue primero de un grupo bastante flojo con rivales como el Celtic, el Benfica y el Spartak de Moscú. En octavos de final esperaba un Milan que a punto estuvo de dar la sorpresa. Dos a cero en San Siro para el conjunto 'rossonero'. Difícil papeleta la que tendría el conjunto azulgrana si no se quería despedir anticipadamente de la competición europea. Llegó el momento de la verdad y el Barcelona no falló. Un contundente cuatro a cero en el Camp Nou al Milan daba el pase al conjunto español.

En cuartos de final, tocaría lidiar con otro miura, el verdugo del Valencia. No era otro que el Paris Saint-Germain de Ibrahimovic. Empate a dos en el Parque de los Príncipes y empate a uno en el Camp Nou. Quizás no haya sido la eliminatoria más brillante del Barcelona, pero la experiencia y veteranía de sus jugadores en este tipo de partidos hacía efectivo el valor doble de los goles fuera de casa para plantarse en semifinales.

Caminos diferentes para llegar a semifinales por parte de Bayern Munich y Barcelona. El conjunto alemán ha ido implantando su estilo y podería a medida que avanzaba la competición, y llega al choque en el mejor momento de la temporada. Al Barcelona, le ha costado más trabajo que de costumbre plantarse en la antesala de la final, pero son ya seis temporada consecutivas colándose entre los cuatro mejores de Europa.

Eliminatoria atractiva que medirá al campeón alemán, y al (virtual) campeón español. Los bábaros buscarán quitarse el mal sabor de boca de la final perdida la campaña pasada frente al Chelsea (más bien perdida frente a Drogba). El Barcelona, por su parte, quiere seguir haciéndose respetar en Europa y qué mejor motivación para pasar de ronda que una posible final frente al Real Madrid.

Artículos relacionados