thumbnail Hola,

Desde hace algún tiempo venimos oyendo voces dispares en torno a la marcha del actual jugador del Al-Sadd. ¿Hubiese tenido hueco en esta Revolución de Los Claveles?

El pasado domingo en plena parrilla de salida del circuito de Losail (Qatar), bajo la consigna de las motos, Raúl González Blanco auguró la conquista de la Décima en mayo a su antiguo club, el Real Madrid, si continúa por este “buen camino”. Con el pasaporte a semifinales ya sellado en tierras turcas ante el Galatasaray, 3- 2, el Real Madrid está cada vez más cerca de la Décima. Raúl mejor que nadie sabe cuál es el camino correcto en esta competición, la Champions, dónde ha escrito con letras de oro páginas y páginas de madrugadas legendarias. Balón de plata en 2001 (más oro que plata y Owen lo sabe) 144 partidos disputados en la Liga de Campeones, con 24 años tres Copas de Europa en su haber, un modelo de conducta ejemplar, una ingeniería genética que sentó a Butragueño y un sentimiento pulcro de madridismo, aun no habiendo recibido el homenaje correspondiente, va también camino de la Décima. El 7 es su número y 7 son las razones:
.
RAÚL, CAMINO DE LA DÉCIMA: 7 RAZONES
1) 32 años después, Raúl estuvo allí


Algo más de tres décadas tuvieron que pasar para que La Cibeles volviese a reencontrarse con la Champions. Al club blanco se le atragantaba la competición europea madre y ni la Quinta del Buitre pudo alcanzar la gloria. 32 después años después, en la temporada 1997/98, bajo un nuevo formato de competición que incluía más equipos, el equipo blanco se proclamó campeón. Con Heynckes en el banquillo y una generación de oro: Redondo, Raúl, Sanchís, Hierro, Suker, Roberto Carlos Seedorf, Mijatovic, Morientes, Savio, Karanka…el Real Madrid levantó La Séptima. Hubo que enfrentarse al Rosenborg, al Panathinaikos y al Oporto en primera instancia. En cuartos de final, el Real Madrid saldó cuentas con el Bayer Leverkusen y en semifinales la escuadra blanca, con caída de portería incluida, ganó al maléfico Dortmund, el mismo que rompió el sueño al Málaga de todos. Llegó la final en Ámsterdam, enfrente la Juve de Zidane, Dechamps, Davids…y el Real Madrid redimió una espina clavada en el corazón: La Séptima. Raúl jugó de titular y consiguió, en su primera reválida de coronarse en Europa, gracias al gol de Mijatovic, su primera Copa de Europa.

2) Siempre le quedará París

Después de muchos años de inestabilidad institucional en el club merengue vino Del Bosque de entrenador, hombre de la casa. Como dicta la profecía, la liga se dejó de lado y Europa volvió a ser la misión principal. En la primera ronda de competición el Madrid pasó sin apuros hasta que llegaron los fantasmas alemanes del Bayer de Múnich. El equipo blanco se jugó a vida o muerte, en un partido fatídico, su continuidad en la competición hasta que el 7 blanco hizo el tanto salvador. Continuaron los cuartos y en el recuerdo aquel tacón del cielo de Fernando Redondo, como método de autopase, para servir a Raúl, el segundo gol de la noche en el Teatro de los Sueños ante el emblemático Manchester United. Después semifinales y de vuelta con los alemanes que esta vez no hicieron de bestia negra. El Real Madrid ganó y se colocó en París, en otra final de Europa. Esta vez contra el Valencia de Cúper, Mendienta, Piojo López, Kily González…La final finalizó 3-0 a favor de los blancos. Pero en estos actos siempre hay un momento reservado para los magníficos. Fue el minuto 74, cuando a pase de Savio, Raúl cruzó el campo con la pelota hasta plantarse ante Cañizares. En el cara a cara Raúl dribló a su estilo aguanís, capotazo va, capotazo viene, Cañizares cayó y la Octava otra vez estaba en manos blancas y es que a Raúl siempre le quedará París.

3) Zinedine Raúl

El Madrid evolucionó y poco a poco se fueron apagando los últimos lazos de la Quinta del Buitre. Llegaron Los Galácticos con Florentino Pérez y los años de excesos. Figo, Zidane…pero Raúl seguía en la picota. La Novena fue la última gran conquista europea del madridismo. Hubo clásico en semifinales y una final de ensueño en el Hampden Park ante el Bayer Leverkusen. Y otra vez apareció Raúl cuando no se había cumplido el primer cuarto de hora. Fue el telonero de una función que pasó a la historia por aquel gol de volea, casi en el descanso de Zinedine Zidane. Europa no tenía dudas del nuevo Real Madrid, ni de Raúl, ni de Zidane.

4) Adiós a Hierro y Del Bosque: primer desencuentro con el club

Llegaron los sentimientos encontrados. En la temporada 2002/2003, en plena celebración de su cuarta Liga blanca, vigésimo novena para el club blanco, y con la resaca de galácticos y Zidanes y Pavones, Raúl vivió su primer punto de inflexión. Sin explicación alguna Hierro y Del Bosque fueron despedidos del club por la puerta de atrás. Los enterados en el tema señalan a Valdano. Raúl ante tal pataleta institucional del club se plantó ante Florentino en aras de solucionar estas malas y desdichadas salidas, al menos en cuanto a las formas. Aun así aceptó quedarse y remar ante sus años más difíciles de rendimiento. Pasó de jugar de delantero a falso mediocampista. Una transformación que no benefició nada su pedigrí goleador.

5) Su último gol, lesionado, donde debutó

En 2005, Raúl sufrió la lesión más grave de su carrera, rotura parcial del ligamento anterior cruzado de su rodilla derecha. 5 meses de retirada que no apaciguaron para nada su duende en el campo. En la temporada 06/07 consiguió su quinta Liga y en la temporada 07/08 revalidó el título con 23 goles. Prosperó y una vez más volvió a reinventarse. En 2009 relegó a Di Stéfano convirtiéndose en el máximo goleador de la historia del club blanco. Su último partido con el Real Madrid volvió a ser en la Romareda, como en su debut en Primera División 16 años atrás. Así lo quiso el destino: una despedida frente al Zaragoza, con gol y con un esguince de tobillo. 

6) Aquellas lágrimas en el Bernabéu

Llegó julio, aquel adiós y aquellas lágrimas en el Bernabéu. Abandonó el Real Madrid renegando del contrato vitalicio y de los cuchicheos y portadas que lo defenestraron. Se pasó a la Bundesliga y desde el Shalque 04 siguió coqueteando en todas las competiciones. Se quitó la espina de los cuartos de final de la Champions, que tantos vuelcos al corazón le habían dado, y con cinco goles llevó al equipo alemán por primera vez en su historia a las semifinales de la Copa de Europa. Volvió a España en numerosas ocasiones, tanto a Valencia, como a San Mamés con la Europa League. Cerró su epílogo de leyenda europea en Old Trafford. 

El 28 de Abril de 2012 disputó su último partido en la Bundesliga. Como escenario el Veltins-Arena y como resultado un 4-0, con gol del eterno capitán. El club como correspondencia a sus dos años de profecía en el club retiró su mítico 7 y le rindieron un emocionante homenaje. Dos años valieron más que 16 años, en el Real Madrid, para agradecer al capitán su fiel servicio a la entidad. Tuvo que ser en Alemania y no en España. Cuestión de agradecimientos. Ahora se encuentra en el Al-Sadd (Qatar). Por consejo de Guardiola, el cual le ha bautizado como “el mejor jugador español de la historia”, y con afán de seguir activo en una liga menos convulsa que la alemana, Raúl sigue sorprendiendo con su instinto goleador en el equipo catarí. 

7) En esta Revolución de los Claveles también va Raúl

El Real Madrid de Mou ha hecho continuar este sueño despierto del madridismo llamado Décima. A Mou, que no le gustan muchos gallos para un mismo corral hubiera disfrutado con Raúl. Un jugador que cada vez que perdía la titularidad hacía de su garra y de sus calentamientos en la banda un ejemplo para los patios de colegio. 111 años de historia y ha tenido que llegar Mou para perpetrar esta Revolución de los Claveles en contra de todos los fumapuros e institucionalismos del Bernabéu. Los valores del Real Madrid han sido muy desagradecidos con sus jugadores y entrenadores como: Hierro, Guti, Raúl, Del Bosque…Los sueños no están a la altura del fútbol. Pero hoy Raúl ha ganado una cuenta pendiente con el tiempo y con la vida. Lo que ocurrió en Julio del 2010 lo recordará de por vida. Hoy la Décima también está en sus manos. 11 años de espera han sido mucho. Y a falta de un homenaje en condiciones que el club blanco ha sido incapaz de hacer en este periodo de ausencia: Cibeles ponte guapa que en esta Revolución de los Claveles también va Raúl.

Artículos relacionados