thumbnail Hola,

El argentino será duda hasta el último momento este miércoles ante el Paris Saint-Germain, pero las sensaciones en el vestuario son optimistas, aún sin él

Se acerca el partido que puede meter al Barcelona en la soñada semifinal de la Liga de Campeones para luchar por la final en Wembley, esa que todos quieren pero que sólo dos equipos podrán disputar en mayo. Conforme avanzan las horas, la incertidumbre sobre el regreso de Lionel Messi parece llenar de angustia a gran parte de la afición culé, que no se hace a la idea de no ver al astro argentino vestir de corto para eliminar al Paris Saint-Germain.

El Barcelona demostró el pasado sábado, que son capaces de golear aún con la ausencia del máximo goleador del fútbol español. Es verdad que el Mallorca no es el PSG, los de Gregorio Manzano fueron duramente castigados por los blaugranas en el Camp Nou, pero la fortaleza del equipo va más allá de un sólo jugador, que sin duda es importante, pero la messidependencia parece haber quedado en entredicho. El Barça ya sabe también lo que es ganar sin 'la pulga' en la Liga de Campeones y lo hicieron ante el BATE Borisov la campaña pasada cuando arrasaron por 4-0.

La realidad es que en las últimas cuatro temporadas, aunque algunos se empeñen en afirmar que sin Messi el Barça no es nada, la realidad nos ha mostrado otras cosas y parece que la dependencia al rosarino viene de afuera y de manera psicológica, pero no en el vestuario. La cuestión no es si Messi está listo para jugar o no, lo realmente importante es cómo se encuentran el resto de sus compañeros para afrontar los retos que tienen por delante. El sábado una buena noche de Cesc Fàbregas y de Alexis Sánchez iluminó el oscuro firmamento a base de 5 goles, el de Arenys de Mar marcó su primer hat-trick, mientras que el chileno participó con un doblete y un par de asistencias a gol.

El partido de este miércoles en el Camp Nou ante el PSG será sin duda emocionante y complicado, pero se puede solventar sin Leo, si éste no llega a tiempo en su recuperación. No quedará por él, porque de preguntarle, seguramente querrá jugar, pero también existe la conciencia de que recién salido de una lesión no se le debe forzar, lo que lo podría llevar a una lesión aún peor, como ya ha sucedido en el pasado. La última vez que los blaugranas perdieron un encuentro sin el rosarino fue en el 2009 cuando se enfrentaron al Osasuna en la Liga.

Haciendo cuentas más exactas, en las últimas cuatro temporadas, Lionel Messi se ha perdido 20 partidos, el balance es de 18 victorias y dos empates. Cifras que demuestran que el equipo desde hace ya algunos años no depende de Leo, si es que alguna vez ha dependido de él. También es verdad que cuando no está el 10 azulgrana, los encuentros son diferentes, falta algo y el ritmo del encuentro se ve modificado, pero también es cierto que se saben solventar las situaciones. Lo que se espera la noche de este miércoles, es que los 11 jugadores con la elástica blaugrana jueguen sin renunciar a su filosofía y con la mente puesta en el terreno de juego y con vistas a las semis, ya sea con Messi o sin él.

Artículos relacionados