thumbnail Hola,

El equipo blanco entrenó este jueves al completo por primera vez de cara a la Liga después de varias sonadas y polémicas ausencias durante este reciente parón liguero

El Real Madrid visita este sábado al Zaragoza en un partido de Liga que viene pasando completamente desapercibido. Por los trece puntos de distancia con respecto al liderato en el campeonato español, por la proximidad de las cruciales eliminatorias de Champions League, por las propias vacaciones de Semana Santa, por el parón liguero por los compromisos de las selecciones nacionales pero esta vez también porque desde el propio equipo blanco no se ha valorizado lo suficiente este encuentro en La Romareda.

Hace dos años Jose Mourinho vino a decir que en estas semanas de partidos de selecciones poco menos que no se trabaja, en aquel capítulo cuando pretendía convencer al respetable de que podía compaginar su cargo en el Real Madrid con el de seleccionador de Portugal de forma transitoria. Y fuera eufemística o literalmente entonces, desde luego que esta semana ha quedado reflejado como tal en la Casa Blanca. Y es que, aunque con total seguridad no sea realmente así, las ausencias prolongadas del propio Mourinho, Cristiano Ronaldo e Iker Casillas del Real Madrid dejan un tufillo a que esta semana ha sido tomada poco menos que como vacaciones.
Benzema no encuentra el gol



Especialmente en el caso del entrenador. Pues si bien los dos jugadores son capitanes de sus respectivas selecciones, que se encontraban ante partidos de vital importancia para la clasificación para el Mundial, José Mourinho no ha hecho sino alimentar los rumores sobre su hipotética no continuidad en el Real Madrid a base de entrevistas y declaraciones ambiguas allá por donde ha ido. Completamente accesorio e innecesario. Muchos le defienden hasta el extremo de la manifestación pública, pero seguro que no pensarían lo mismo de cualquier otro que actuara igual sin vestir esa misma camiseta.

Fue el jueves, dos días antes del partido en Zaragoza, cuando llegó la normalidad a Valdebebas y no hubo ninguna ausencia en el entrenamiento vespertino. Ni por motivos deportivos, ni extradeportivos. El primer día en que por fin todos los componentes del Real Madrid fueron a una. Como dirían los mosqueteros. Aunque cada vez está más claro que los hay que le ponen fecha de caducidad a ese compromiso de lealtad.

Artículos relacionados