thumbnail Hola,

Los azulgranas necesitan sumar 18 puntos de 30 disponibles en lo que resta de la competición para llevarse el título liguero. La corresponsal Pilar Suárez lo analiza

Los azulgranas podrán dar este sábado un paso más hacia adelante en la consecusión del título de Liga BBVA si ganan al Celta de Vigo en Balaídos. Considerando que el Real Madrid ganara todos los 10 partidos que restan a la temporada, los culés con seis victorias ya pueden descansar siendo los campeones indiscutibles de la competición doméstica.

De las 10 jornadas restantes de la Liga, cinco fechas serán en casa ante Mallorca, Levante, Betis, Valladolid y Málaga. Los culés se encuentran invictos como locales esta temporada, siendo el único tropezón el empate (2-2) ante el Real Madrid en la J7. La imbatibilidad en el Camp Nou deja buenas sensaciones para pensar que los azulgranas pueden continuar con la buena racha, si el Barcelona gana este sábado al Celta, entonces las cinco fechas en casa le bastarán, aunque no hay que pecar de exceso de confinza, porque se puede pinchar, más aún cuando los jugadores tendrán que alternar con la Liga de Campeones, lo que supone un esfuerzo extra y por lo tanto, más cansacio y susceptibilidad.
El Anzhi, a por Valdés



Como visitante, el Barcelona ha sacado 11 victorias, un empate (Valencia) y dos derrotas (ante el Real Madrid y la Real Sociedad). Es decir que estadísticamente el conjunto catalán tiene todo para conseguir los 18 puntos que le hacen falta y se le cante el alirón, esto si no sucede algo sorprendente que deje al equipo lejos del objetivo. En las siguientes semanas, el conjunto de Tito Vilanova deberá visitar al Celta de Vigo, Zaragoza, Athletic, Atlético y Espanyol, citas que no serán del todo fáciles, sobre todo las últimas tres.

El regreso de Tito Vilanova al banquillo azulgrana supone una gran inyección energética para el equipo, justo en el momento más importante. La gran labor de Jordi Roura al frente del equipo en los pasados meses, será un fuerte apoyo para el primer técnico que necesitará de su amigo para en conjunto planear los siguientes partidos y sacar los resultados. Las lesiones son comunes en esta altura del curso, después del gran desgaste físico requerido, por ello no hay que confiarse y las rotaciones deberán estar fríamente calculadas confiando en la calidad de los suplentes.

Con la moral a tope y una vez recuperado el mejor nivel, el Barcelona seguirá pensando en partido a partido, pero sabiendo que ya se puede ver la luz a final de túnel, esa que le regresará el título de Liga a sus vitrinas si todo marcha sobre ruedas y Lionel Messi sigue acumulando goles a su ya extensa lista actual de 43 dianas.


Artículos relacionados