thumbnail Hola,

El centrocampista azulgrana sufre una sobrecarga muscular después de jugar ante Francia y esta es la segunda recaída del jugador. Un aviso a estar pendientes

Xavi Hernández debe ser llevado entre algodones en lo que resta de temporada. El centrocampista del Barcelona sufrió de una rotura en el bíceps femoral el pasado 3 de febrero mientras jugaba ante el Valencia en la Liga BBVA y a partir de entonces, las recaídas lo han acompañado en las siguientes fechas.

Tras el Clásico entre Barcelona y Real Madrid en la Copa del Rey el de Terrassa volvió a sufrir molestias y finalmente en el último encuentro vistiendo la elástica de España ante el combinado de Francia, se ha vuelto a resentir, y el Club ha emitido un comunicado oficial, en el que se confirma una sobrecarga muscular en el bíceps y que ha hecho trabajo de fisioterapia.

Al Barça le está afectando el virus FIFA, con la baja de Jordi Alba que podría llegar el martes al Parque de los Príncipes si todo marcha bien, se le suma la de Xavi, que ha enviado un mensaje tranquilizador a través del diario Sport: "Descansaré en Vigo pero estaré en París". Sus palabras dan tranquilidad, más después de saber que no siente ningún dolor y que posiblemente este mismo viernes podría entrenar con normalidad con el resto del equipo.

En los últimos años, el segundo capitán blaugrana ha sufrido de las lesiones musculares, el Talón de Aquiles y el sóleo han sido su dolor de cabeza en la pasada temporada, aunque logró superar el problema. En este curso es el bíceps femoral el que está dando guerra, pero no es de extrañar a estas alturas de la temporada después del gran esfuerzo físico que ha llevado a cabo en los últimos meses. El problema es que en estos momentos los culés se juegan la parte más importante de la temporada: la Champions League.

El aviso es claro, a Xavi hay que mimarlo, lo mismo que Puyol, es una pieza clave en el equipo, pero darle minutos en los encuentros más importantes deberá ser prioridad en lo que resta de temporada, tanto en la Liga BBVA como en la Liga de Campeones, todo esto para evitar una lesión grave que pueda cobrar factura no sólo para los siguientes encuentros, sino también para la próxima temporada.

Artículos relacionados