thumbnail Hola,

El delantero francés está atravesando su peor momento desde que aterrizó en el Santiago Bernabéu

¿Qué le pasa a Karim Benzema? Esa es la pregunta que la afición madridista -y la francesa- no dejan de repetirse una y otra vez. De un tiempo a esta parte, el delantero francés no golea, no asiste, no desborda… En definitiva, no es determinante. Probablemente éste sea el peor momento de Benzema desde que llegó al Real Madrid allá por el verano de 2009.

La última convocatoria con la selección francesa, donde los de Didier Deschamps se la jugaban ante Georgia y España, lejos de ser un punto de inflexión para Benzema, ha sido todo lo contrario. Estuvo desaparecido en los dos encuentros -siendo además sustituido en ambos- y la afición de Saint-Denis no se lo perdonó, despidiéndole con sonoras pitadas tras los cambios.

En el Real Madrid la situación no es muy distinta. El galo ha perdido completamente el protagonismo que tenía en el equipo y se ha convertido en la segunda opción en el frente del ataque por detrás de Gonzalo Higuaín. De hecho, en los partidos clave de lo que llevamos de temporada -véase la eliminatoria de Champions League frente al Manchester United, y de Copa ante el Barcelona-, Benzema no jugó ni un solo minuto en los encuentros de vuelta de ambos cruces.

Por si todo esto fuera poco, durante estos dos últimos meses ha alternado sus malas actuaciones en los terrenos de juego con asuntos extradeportivos, como el que le costó la pérdida del carnet de conducir y una multa de 18.000€ tras ser cazado a 216 km/hora.

El final de temporada está ya a la vuelta de la esquina y ahora es cuando Karim Benzema debe dar todo lo que tiene dentro. Le sobran clase y calidad, pero es hora de demostrarlo. La rumorología hace tiempo que coloca en la órbita del Real Madrid a hombres como el ‘Kun’ Agüero o Edinson Cavani, y ante la posible llegada de un nuevo delantero, Florentino Pérez tendrá que ejercer el ‘antes de entrar dejen salir’. Obviamente, los señalados serían el propio Benzema y Gonzalo Higuaín. El duelo está servido.

Artículos relacionados