thumbnail Hola,

Pretenden dar lecciones cada vez que tienen ocasión, pero ambos olvidan lo turbio que fue su pasado. Asambleas, insultos, decisiones polémicas... ¿Por qué no hablan de eso?

OPINIÓN | @QUILLOBARRIOS

"Florentino Pérez quiso frenar el fichaje de Cristiano Ronaldo. Cuando llegó a la presidencia (en 2009), se encontró que Cristiano ya estaba fichado, y me consta que quiso frenarlo, pero Valdano y José Ángel Sánchez lo convencieron de que no lo hiciera", comentó Ramón Calderón en una entrevista concedida a En Joc. Y no, no se le cayó la cara de vergüenza.

El hombre que convirtió el Real Madrid en un burdel y llegó a la presidencia del club gracias a promesas que luego no pudo cumplir (iba a fichar a Kaká, Cesc y Robben), pretende dar lecciones de no se sabe qué, olvidando sus chapuzas y demostrando que España es un país tan libre que incluso él puede tener voz y voto.

En lugar de hablar de Nanín, las asambleas o lo sucio que estaba todo en el Real Madrid cuando era presidente, se dedica a desprestigiar a un Florentino Pérez que, siendo sinceros, no necesita ningún tipo de defensa, ya que comparar su gestión con la de Calderón sería grosero.

Pero el ex mandatario no es el único que ondea la bandera del cinismo. Hay otro personaje que, con mejor uso del vocabulario, también aparece para dar lecciones. Hablamos de Jorge Valdano. El argentino, que tuvo mucho que ver en la salida de Del Bosque del Real Madrid (curiosamente nunca habla de ello), considera que Iker Casillas debe ser titular en el equipo blanco cuando regrese de su lesión. "Su grado de simbolismo es fuerte", afirma. Con El Marqués no fue tan cariñoso hace una década.

Valdano tampoco habla sobre sus incendiarios artículos en los que llamaba "traductor humillado" a José Mourinho y cargaba de forma constante contra el actual entrenador del Real Madrid. El nivel de hipocresía llegó tan alto que, en lugar de dimitir por dignidad al ver que Florentino fichaba a The Special One, se puso al lado del técnico el día de su presentación. Nunca se vio una sonrisa tan forzada.

Así las cosas, y gracias al vomitivo proteccionismo mediático que tienen algunos, en España pueden dar lecciones personas que no deberían alzar la voz. Por suerte, la hemeroteca no tiene amistades interesadas.

Artículos relacionados