thumbnail Hola,

El portero tiene en su experiencia y status de crack en Liverpool, un arma de doble filo de cara a su contratación por el conjunto azulgrana

José Manuel “Pepe” Reina nunca se ha escondido de los focos. Ni ahora que está en el punto de mira del club más laureado del momento, ni cuando fue maestro de ceremonias de los mayores títulos de la Selección Española, ni siquiera cuando debutó en Primera División en diciembre del año 2000. El partido de su estreno no podía condensar más datos curiosos, y recordándolo dan ganas de pensar, “claro, estaba todo escrito”.

Fue contra el Celta de Vigo cuando aquel chico de la cantera que tenía sólo 18 años y que llevaba jugando con el Barcelona B toda la temporada, hizo su debut. El portero titular del Barça era Richard Dutruel, recién fichado por los culés por su gran temporada precisamente en el Celta de Vigo. El destino quiso que en ese partido tras 41’ de infarto y perdiendo 3-1, Dutruel se lesionara. Así es como muchos porteros tienen su alternativa. Triste, pero en un puesto que parece sacado de la Formula 1, con tan sólo 20 “asientos” titulares, hay que aprovechar cada oportunidad, aunque sea a costa de tu compañero.

Premier: TOP 5 paradas

Pepe Reina, que hasta entonces sólo era el “hijo de” otro Reina, el famoso, realizó un buen partido sin encajar un solo gol y permitiendo que sus compañeros empataran un partido marcando ante otro portero especial en esta historia… José Manuel Pinto. Su historia se ha vuelto a juntar 13 años después, gracias a que Victor Valdés, que con la misma edad que Reina era su compañero en el filial blaugrana, ha dicho que no sigue en el Camp Nou. Así pues no podían estar más interrelacionados todos los protagonistas de la historia del hijo pródigo que vuelve a casa.

Hay razones para pensar que Reina es el jugador adecuado. Crecido en La Masía tiene lo que los culés gustan de llamar “ADN Barça”. Nunca ha ocultado sus colores, pese a ser políticamente correcto. Su paso por la selección española le ha brindado la oportunidad de compartir con sus futuros compañeros más experiencia, complicidad y entendimiento que muchos que comparten vestuario a diario y acaban siendo unos completos desconocidos. Entiende y comparte el juego del Barça, juega bien con los pies pero no se complica. De la misma edad que Víctor Valdés, habiendo compartido vestuario en el pasado, se antoja como el jugador perfecto la vacante.

Sin embargo esa misma edad sería lo que impida jugar en la Liga BBVA de nuevo. No por viejo, puesto que los porteros son más longevos, sino porque esa edad significa que Pepe Reina ha recorrido mucho camino. Y además uno plagado de éxitos. Además de los títulos patrios con “la Roja”, en los cuales no ha jugado realmente, sí que fue protagonista principal coronándose campeón en Inglaterra de FA Cup, Carling Cup y Community Shield. Ha sido el titular indiscutible del Liverpool desde la temporada 2005/06. Tiene un contrato que pese a no ser escandalosamente alto para un jugador de 30 años, está por encima de la media. En Liverpool tiene status de líder, alma, y genio embotellado y eso va acorde con su ficha. Esto puede hacer que ficharle sea económicamente no rentable.

Así pues si el Barcelona quiere seguir la línea marcada por Pep Guardiola debe confiar en Pepe Reina. Él, que ama y respira Liverpool por los cuatro costados, confiesa en privado que puede que su ciclo haya acabado. Los supporters reds no verían mal su marcha, agradeciéndole los servicios prestados y teniéndolo siempre en sus oraciones. Parece entonces que todo queda en manos de la directiva culé. Depende de si consigue acercarse a las pretensiones del club inglés y del jugador, y sobre todo depende de si las ganas de Reina para afrontar su último gran reto superan a la tranquilidad bien pagada de Inglaterra. Y cómo él ha declarado últimamente, ser portero del Barcelona es el trabajo más difícil de su profesión.

Artículos relacionados