thumbnail Hola,

El argentino sabe que muchos quieren ver caer al conjunto azulgrana; el rencor a un estilo de juego y a una generación histórica; las excusas para minimizar lo que es brillante

Mucha gente quiere ver perder al mejor equipo del mundo. Es una realidad a la que Lionel Messi no le encuentra explicación. Y no es una victimización. El viernes por la noche, el delantero argentino reconocía que no son pocos los que esperan la caída del Barcelona. “No sé por qué”, decía resignado.

Lo que parece odio a un estilo de juego tal vez no lo sea. Sólo tal vez. Otros hablan de envidia. Leo no está seguro que fuera eso. “¿Por qué hay gente que festeja cuando le va mal al Barcelona sin ser hincha del Madrid? Qué se yo, no lo sé. ¿Envidia? No sé. Una vez Guardiola dijo que el hecho de ganar todo tantas veces hace que la gente se canse y quiera que gane otro, y por eso la gente quiere que perdamos”, explicaba sin demasiada convicción. En el fondo, Messi sabe que no es eso. Que es mentira que la gente se canse de ver siempre al mismo club lograr títulos. Que hay algo más.

'el pequeño de los 125 récords' continuaba: “Puede haber muchos motivos. La gente del Madrid, obviamente, porque es del Madrid. Pero nunca lo pensé ni me interesa tampoco. Sé que hay mucha gente que nos está esperando y que quiere que quedemos afuera de todo, pero no nos interesa”.

Gran verdad. Hay gente a la que le gusta otro tipo de fútbol. Para muchos es el mejor equipo de la historia, pero otros opinan distinto. Si no es el equipo más grande de todos los tiempos, debe acercarse bastante. Lo innegable es que ha hecho historia. Y no se lo perdonan. Y por eso lo intentan desprestigiar hablando de arbitrajes, de la UEFA, de UNICEF, de Platini. Paranoia, que le dicen. A mucha gente no le gusta ese fútbol. Quiere que pierda ese fútbol.

Son los que quieren que triunfe sólo su idea. La de revolear la pelota para arriba a ver lo que pasa, la del ventajismo barato. La de la picardía mal entendida, la de la pelea barriobajera dentro y fuera del campo. Hay gente a la que le gusta eso. Algunos le llaman envidia. Y entonces encuentran siempre una excusa para que no sea sublime lo que es sublime.

 

Artículos relacionados