thumbnail Hola,

El equipo blanco regresa a su casa después de eliminar al Manchester United en Champions, con la lógica alegría por haber evitado además a los ‘cocos’ en el sorteo de cuartos

Los héroes regresan a casa. El Real Madrid vuelve a pisar el césped del Santiago Bernabéu después de haber ganado al Celta de Vigo en Liga hace una semana, pero sobre todo, tras haber remontado al Manchester United en la Champions League. Desde entonces no han vuelto a pisar su estadio, y se espera que el recibimiento sea caluroso como pocos. Lo merecen.

Es tradicional en todas las culturas y lugares celebrar el regreso triunfal de sus héroes. Desde el pequeño pueblecito galo de Asterix y Obelix, al Imperio Romano con su megalómano Coliseo, pasando por el propio fútbol, con esa tradicional rúa por las calles de la ciudad para mostrar el último trofeo conseguido. Ya sea de la copa brasileña, o de la liga croata. Y aunque en el Real Madrid aún no se ha ganado ningún título, bien merecen un reconocimiento por parte del Santiago Bernabéu ante el Mallorca tras haber volteado una situación que pintaba dramática hace apenas tres semanas.

Desde entonces se han encadenado seis victorias consecutivas –la mejor marca de la temporada-, ganando el Clásico de Liga, pero remontando también al Barcelona y al Manchester United para alcanzar la final de Copa y los cuartos de final de la Champions respectivamente. Una racha triunfal que es toda una inyección de moral para ese mismo madridismo que poblará el coliseo blanco este sábado. Y a día de hoy sigue habiendo los mismos trofeos en las vitrinas, pero la perspectiva desde la que se ven los dos restantes títulos es radicalmente distinta. Como el vaso que pasa a estar medio lleno tras llevar mucho tiempo medio vacío.

A ello ha ayudado además el sorteo de la Champions, que le ha emparejado en cuartos de final con el Galatasaray, que tiene viso de ser el APOEL y Tottenham del año 2013. La guinda definitiva a esa reciente semana fantástica que ha revertido por completo el ánimo del aficionado merengue. Han pasado sólo dos meses desde que el Bernabéu abroncaba a José Mourinho en cada intervención en el estadio, pero este sábado se espera que no haya ya ni un conato de silbido. Merecido. Aunque el momento realmente relevante para que esto suceda siga siendo en mayo.

Artículos relacionados