thumbnail Hola,

El centrocampista catalán apunta como titular este domingo ante el Rayo Vallecano después de perderse el encuentro ante el Milan el pasado martes

Cesc Fàbregas ha sido desde su llegada al Barcelona, en el verano de 2011, uno de los jugadores más inestables en el equipo azulgrana. Ha pasado por todas, desde una multimillonaria y mediática llegada a u antigua casa, un banquillo otorgado por Pep Guardiola, un resurgimiento con Tito Vilanova y una puesta en duda en su actual momento.

Ya lo decía el centrocampista hace unos días, sabe que a él se le exige más que a sus otros compañeros, porque ellos se han ganado un respecto con el paso de los años, mientras que él aún está luchando por ser una parte importante en este equipo. Ante el Deportivo La Coruña el pasado fin de semana, el canterano salió a descansar al minuto 75 entre silbidos, situación que espera revertir.

El fútbol es así, el juez más duro es el mismo aficionado que paga un boleto por ver un espectáculo y entretenerse. Cesc tiene claro que se le exige, porque se sabe que es capaz de ello, además desde que abandonó el Arsenal, sabía que llegaría al Barcelona para competir con sus compañeros y consigo mismo. Al centrocampista no le asusta lo que vive, ya lo vivió en el Arsenal, hasta que se ganó un respeto con el paso de los años y sabe que lo mismo sucede ahora que viste la samarreta blaugrana.

La última vez que Fàbregas disputó 90 minutos en la Liga fue en febrero en el 1-2 ante el Granada. Después fue titular en los dos enfrentamientos ante el Real Madrid, siendo autor en el primer ellos de un gol (ese que abrió el marcador y después Varane empató). Pero después de eso al jugador de 25 años se le ha visto un tanto apagado. La realidad es que Cesc tampoco pasa por un buen momento como el resto de sus compañeros tampoco lo pasaban hasta el pasado lunes cuando todavía sembraban dudas. La diferencia hoy es que los titulares ante el Milan ya limpiaron su nombre, mientras que el canterano Cesc, no lo ha podido hacer porque no ha jugado.

Este domingo ante el Rayo Vallecano, puede ser la oportunidad para que Fàbregas vuelva a brillar. Será un encuentro en el que los suplentes volverán a tomar el control de la Liga, la delantera podría ser para Messi, Alexis y Tello, mientras que el centro del campo podría ser para Cesc, Song y Thiago Alcántara. A punto de convertirse en padre, el jugador ya tiene dos cosas por las cuáles preocuparse, la llegada de su primogénita y también su brillante regreso al terreno de juego, aunque bien las dos podrían ir ligadas.

Artículos relacionados