thumbnail Hola,

Este viernes se celebra en la sede oficial de la FIFA, en Nyon (Suiza), el sorteo de los cuartos de final de la Champions League (12:00 h)

Esto van tres españoles, dos alemanes, un italiano, un francés y un turco hacia Wembley. Suena a chiste, sí, pero lo cierto es que no lo es. De hecho, sólo uno de los ocho anteriormente citados acabará riendo y dibujando una curva de felicidad en su boca el 25 de mayo en Londres.

Este viernes, a las 12:00 h, se sortearán en Nyon los emparejamientos de cuartos de final de la Champions. Atrás quedan los primeros pasos de un arduo viaje cuya meta está en Wembley. Pasadas unas cuantas estaciones, España hará gala de su poderío con tres bolas en el bombo. Inglaterra, accidentada en la cuneta, no tendrá representantes en esta parada después de diecisiete años. El resto de bolas tendrán pasaporte alemán (Bayern de Múnich y Borussia de Dortmund), italiano (Juventus de Turín), francés (PSG) y turco (Galatasaray).

Estamos, probablemente, ante la edición más igualada de los últimos años. Ningún equipo ha conseguido sobresalir claramente sobre el resto en octavos. El todopoderoso FC Barcelona, nuevamente favorito en las apuestas, protagonizó su particular Doctor Jekyll y Mister Hyde; el Real Madrid olvidó el sobresaliente para conformarse con lo justo, con el suficiente; el Málaga únicamente pudo ser fiel a sí mismo jugando con doce (¡Qué bonita La Rosaleda!); el Bayern amedrentó en Inglaterra y se dejó asustar en Alemania, donde estuvo a un solo cañonazo de los ‘Gunners’ del Arsenal de dejar a la poderosa nación germana en recesión
futbolística; el Borussia, sin embargo, fue en dirección contraria: zanjó las dudas de la ida a base de estético fútbol ante una hinchada que hizo retumbar una vez más cada recoveco del Westfalenstadion; el Juventus fue quizá el que demostró mayor potencial, claro que, con unas cuantas conquistas ya a sus espaldas, el Celtic no fue más que una escocesa Cenicienta con dos copas de más y loca por la música.

No obstante, la italiana es la escuadra más goleadora y la menos goleada de la competición; el PSG acabó sufriendo hasta el último segundo frente a un Valencia con muchos menos recursos, a pesar de su envidiable constelación de estrellas, que volvieron a evidenciar los años luz que distancian a cada una de la otra; al Galatasaray, Drogba, Sneijder y Yilmaz (pichichi de la presente edición) mediante, le costó sangre, sudor y lágrimas sobreponerse a un Schalke 04 que tendrá que seguir mirando con nostalgia a las
semifinales alcanzadas en el primer año de Raúl González en sus filas (o las de Europa League en el segundo).

A este defecto de excelsitud hay que añadirle el exceso de sentencia que presentan las grandes ligas europeas para entender que la igualdad y la competitividad en esta Champions serán las notas predominantes, pues la ‘orejuda’ se ha convertido, más aún sin cabe, en la ilusión principal de todos sus pretendientes: el FC Barcelona lidera con 13 puntos de ventaja sobre el Real Madrid y el Juventus aventaja en nueve a un decadente Nápoles, mientras que el Bayern ya le ha metido la friolera de 20 puntos al Borussia de Dortmund.

El PSG, en Francia, tiene cuatro puntos de colchón con el Lyon, por lo que podrá compaginar la competición doméstica y la continental sin necesidad de muchos malabares. El Galatasaray también tiene 4 puntos de margen sobre el Fenerbahçe, por lo que podrán compaginar sus esfuerzos sin verse muy perjudicados en la competición casera.

Así pues, hagan sus apuestas. A partir del sorteo de mañana, fútbol de primerísimo nivel, incertidumbre, igualdad, máximas rivalidades y, todo ello, con un único objetico en común: pisar Wembley el 25 de mayo.

Artículos relacionados