thumbnail Hola,

Otro giro de tuerca en la enrevesada situación económica del equipo presidido por Manuel Llorente. El club cambia de manos, y ahora será Bankia el que se haga con su propiedad

Parece que la comprometida situación económica del Valencia CF nunca va a llegar a su fin, y lo que es peor, el futuro a corto plazo del equipo no está asegurado. El último giro inesperado ha sido el cambio de manos del club, hasta ahora perteneciente a la Generalitat Valenciana, que se hizo con las acciones de la fundación del Valencia, al no poder pagar ésta el prestamo de 81 millones que tenía firmado con Bankia. La Generalitat Valenciana avaló aquel préstamo en su día y hace unos dos meses se quedó con las acciones. Ahora un fallo judicial anula el aval presentado por el Gobierno valenciano, de forma que las acciones pasan a la entidad bancaria, que se hace con el control del club.

¿A quién beneficia este movimiento? La Generalitat dice que ha sido un varapalo muy duro, pero yo tengo mis dudas. El Gobierno valenciano, se libra de momento de hacer frente a esos 80 millones de euros, mientras que Bankia, que en principio iba a recibir esa cantidad, no se asegura cobrarla por lo menos a corto plazo. Para entendernos, ahora mismo Bankia pasa a ser el máximo accionista del club ché, y de esa forma, la entidad se debe a si misma unos 200 millones de euros.
Athletic 1-0 Valencia
 


Cabe recordar que todo esto se remonta al año 2009, cuando Manuel Llorente entró a la Presidencia del Valencia CF para hacer frente a la deuda de más de 500 millones de euros. El nuevo Presidente llevó a cabo una ampliación de capital de 92 millones de euros, que no tuvo ni de lejos el éxito esperado. Los socios sólo cubrieron 18 millones de euros, el resto se lo quedó la fundación, con el consiguiente aval de la Generalitat anteriormente mencionado, pero un grupo de socios impugno ese aval por considerarlo irregular, y cuatro años después la justicia les ha dado la razón.

Por si esto fuera poco, Manuel Llorente negocia ahora la refinanciación de otro préstamo de Bankia de 200 millones de euros, que expira en poco menos de 15 días. El máximo dirigente valencianista se enfrenta también a una imputación por un presunto delito societario en la ampliación de capital de hace cuatro años.

No pinta nada bien el asunto para el Valencia, parece como si nadie se quisiese hacer con el poder de un equipo con un agujero financiero tremendo. Ya no quedan jugadores de talla mundial para vender, los ingresos llevan bajando drásticamente año tras año, y lo que es peor, nadie parece dar una solución definitiva a los males del equipo.

¿Qúe ocurrirá ahora con el Valencia? ¿Cuál será el siguiente paso para sanear el club? ¿Habrá que seguir vendiendo los mejores activos del club y seguir descendiendo en la calidad del equipo? Muchas preguntas son las que se hacen los aficionados, la mayoría sin respuesta aún.

Artículos relacionados