thumbnail Hola,

España es el único país con tres equipos en cuartos de final de la Champions League, pero aún quedan obstáculos muy duros para los clubes de La Liga

Tras la remontada ante el Milan, las casas de apuestas vuelven a situar al Barcelona como favorito para ganar la Champions League, seguido del Real Madrid.

La hegemonía española peligró por momentos en la ida de octavos de final, aunque parece que ambos gigantes han pasado la prueba más difícil de la temporada. Sin embargo, no parece tan claro el camino para ambos en su afán por lograr tan ansiada copa.

El Bayern de Múnich no tiene nada que envidiar a los españoles. Con grandes individualidades y un bloque compacto, el futuro equipo de Pep Guardiola ya llegó el año pasado a la final, eliminando precisamente a los blancos. Con mucha experiencia, solvencia y una ofensiva constante, los bávaros se postulan como la clara alternativa a los gigantes españoles. Sin embargo, el sufrimiento demostrado ante el Arsenal le ponen una pequeña mancha al equipo alemán.


Otro alemán, el Dortmund, es a priori un polo opuesto. Un equipo joven, inexperto con esta plantilla en Europa, ya sufrió la temporada pasada la dureza de la fase de grupos, quedando eliminado. La experiencia les curtió y este año han aprendido en el peor de los grupos posibles. Los de Klopp batieron a Real Madrid, Manchester Ciy y Ajax para acabar como primeros del "Grupo de la muerte".

La Juventus es quizás el rival más imprevisible del bombo. Si bien viene mostrando un nivel espectacular, siendo el equipo más goleador y el menos goleado, el equipo depende demasiado de la creación de Andrea Pirlo. Con una defensa expeditiva y un eterno Buffon, la delantera es algo anárquica pero siempre peligrosa.

Del resto, destacamos la presencia del Galatasaray, seguramente el equipo más deseado por todos. A pesar de ello, los turcos han mostrado una clara mejoría con Didier Drogba y Wesley Sneijder, además del máximo goleador de la Champions League, Yilmaz.

Completa el bombo el PSG, repleto de estrellas y que empieza a funcionar como equipo, por delante de un sorprendente Málaga que no quiere dejar de hacer historia.

Artículos relacionados