thumbnail Hola,

El brasileño se deshace en elogios hacia el '7' blanco en rueda de prensa, haciendo crecer la corriente de simpatizantes de Cristiano tras los partidos ante ManU y Barcelona

El Barcelona visita este sábado el Santiago Bernabéu con la premisa de empezar a reconocerse a sí mismo. Entre ellos, y de forma especial, un Leo Messi que en los últimos Clásicos ha estado desaparecido. El argentino cerró un 2012 estelar, batiendo el récord goleador de Muller y llevando al cuadro blaugrana a la mejor primera vuelta de toda la historia de la Liga, lo que supuso un impulso definitivo para hacerse con un Balón de Oro que en septiembre parecía tener acreedor: Cristiano Ronaldo.

Barcelona 1-3 Real Madrid
Cristiano Ronaldo reventó el Clásico
Ahora, la situación se ha invertido con respecto al pasado mes de diciembre. La Pulga extrañamente se ha achicado, mientras que el ‘7’ merengue ha crecido hasta emular a todo un Hulk. Especialmente simbólicos han sido los choques de octavos en Champions y este último Clásico de Copa del Rey, con un Ronaldo estelar marcando dos de los tres goles merengues que sirvieron para conquistar el Camp Nou. Y es algo que no se le escapa al universo fútbol, que es ahora cuando parece tener un poquito más en consideración al luso, o al menos un poquito más que en etapas anteriores, siempre relegado a estar a la sombra de un Messi galáctico.

A ello ha querido ayudar su compañero y amigo Ricardo Kaká, que este viernes compareció en rueda de prensa en la previa de un nuevo Clásico, y no dudó cuando un periodista portugués le preguntó por el ‘7’ merengue. “Tenemos una relación muy buena Ronaldo y yo, dentro y fuera. Es el jugador más completo que he visto yo.  Es diferente a cualquier otro. Estamos muy unidos, y le deseo lo mejor para él en el fútbol” espetó.

Entra dentro de lo habitual que sea un compañero suyo quien le alabe, y más en la previa de un Clásico. Pero el mensaje que traslada Kaká se adapta a la perfección con lo que piensan muchos aficionados. Sin chovinismos merengues, sin comparaciones con otros jugadores, sin excesos barrocos. El mensaje justo en el momento ideal. Lástima que los pies no le funcionen ya a Kaká tan fluidamente como su facilidad de palabra.

Artículos relacionados