thumbnail Hola,

Un Clásico siempre se merece a los mejores

Perdida la Liga, los hay entre el madridismo que rotarían de cara al choque ante el Barcelona. Algo que no todos pueden permitirse... pero que el Real Madrid tampoco debe

El Real Madrid recibe este sábado al Barcelona en el Santiago Bernabéu en el Clásico de la semana correspondiente a la Liga. Lástima para el equipo blanco que no fuera este mismo sábado la Champions League y beneficiarse del rebufo de la victoria en el Camp Nou. Pues no. En medio tiene un partido espinoso, por la entidad del rival, por jugar en su propio estadio, y por la proximidad de uno de los partidos más importantes del curso, con el intrínseco riesgo de lesión que entraña.

Precisamente por ello, los hay que incluso preferirían que José Mourinho dispusiera a jugadores de los menos habituales para el Clásico de este sábado. Desde luego que sería un lujo con el que nadie contaba hace unas fechas, un pegote que poder tirarse ante el máximo rival del que seguro que disfrutarían mucho los aficionados madridistas. Y no todos pueden permitírselo ante el líder de la Liga estando a dieciséis puntos de distancia, pero habiendo cumplido con creces el objetivo impuesto en la Copa del Rey, hoy el Real Madrid sí puede.

Sin embargo, si bien sería lógico que algunos jugadores pudieran descansar de cara al choque en Manchester, lo ideal sería poder asistir a un Clásico con el mayor número de figuras sobre el rectángulo de juego. Los aficionados lo merecen. Ambos clubes le deben fidelidad al fútbol, que es quien les ha puesto en el lugar que ocupan, merced a noches épicas, no a biscottos ni simulacros de partidos. A un club como el Real Madrid nunca le puede beneficiar arriesgarse a recolectar un rapapolvo. Noble y bélico adalid, caballero del honor, veteranos y noveles miran siempre tus laureles con respeto y emoción, a triunfar en buena lid defendiendo tu color. No, como pueden comprobar, el himno del Real Madrid tampoco versa por esos derroteros.

Asimismo, como siempre dice el propio José Mourinho, una lesión puede acontecer en cualquier momento y cualquier entrenamiento. El quid está en aprehender la filosofía con la que encarar este Clásico: con ganas de ganar, con intención de reducir los dieciséis puntos de ventaja, con el afán de sembrar todavía más dudas en el máximo rival, con la ilusión de dar una alegría a la afición, con el deseo de disfrutar de un bello deporte y un dignísimo rival. Y eso no es incompatible con ser consciente de que se deben evitar los mayores riesgos posibles, y que, victoria o derrota de por medio, la moral debe permanecer impertérrita pues lo más importante llega el martes en Old Trafford.

Artículos relacionados