thumbnail Hola,

Pepe, de ser el arma secreta en el Clásico al banquillo del Camp Nou

El día que cumple 30 años, el joven Varane toma su sitio en el centro de la defensa en Copa del Rey. Hace dos años, su ausencia marcó la semifinal de Champions League

Se han guardado celosamente las alineaciones de Real Madrid y Barcelona para el Clásico de este martes. Hasta apenas tres cuartos de hora de que el balón echara a rodar. Una lástima, porque los dos onces iniciales darían para hablar mucho más de cuarenta y cinco minutos. El del Barcelona, por esa suplencia de David Villa pese a su buena actuación el pasado sábado y la necesidad de un punta de referencia en Milán. Y también porque Alexis Sánchez ha pasado de ser un jugador clave en los Clásicos a verlos desde la grada. Los casi 40 millones de euros que le costó al Barcelona bien merecen incluirle entre los fichajes más ruinosos de su historia reciente.

Y por parte del Real Madrid se ha cumplido más o menos lo previsto. Gonzalo Higuaín le ha ganado la mano a un Karim Benzema desencantado y del que se rumorea que no sufría molestias musculares tales como para no viajar a Riazor. Es un buen día para que el argentino remonte el vuelo, sin duda. Aunque más bien parece que José Mourinho se decanta por la opción menos mala de todas.

Con Xabi Alonso en el centro del campo, el Fideo será el que figure en la banda derecha. Tampoco está especialmente entonado el argentino, pero cualquier cosa que hubiera significado ver a Kaká en el once inicial habría sido poco menos que un sacrilegio por muchos dos buenos partidos que hubiera firmado ante Rayo y Deportivo.

Quizás la mayor sorpresa de todas es ver a Raphael Varane como titular en lugar de Pepe. El ‘3’ merengue fue el arma secreta de Mourinho en el carrusel de Clásicos hace menos de dos años, y ahora su destino fue el banquillo del Camp Nou. No se puede hablar todavía de relevo generacional, menos cuando se sabe que Pepe fue operado a principios de enero y no había jugado aún muchos partidos. Pero coincidiendo con el día que Pepe pasa a ser un treintañero, desde luego que invita a pensarlo…

Artículos relacionados