thumbnail Hola,

Con el paso a la final de Copa del Rey y a cuartos de Champions League en juego en las próximas dos semanas, el atacante debe contar más para Tito Vilanova y Jordi Roura

OPINIÓN
Por Mario Cortegana

Vivía septiembre su decimoséptimo día, tan solo un mes después del inicio de la temporada 2012/2013, cuando Daniel Alves volvía a subir el precio del pan con unas sonoras declaraciones. Consideró insuficiente dedicarse únicamente a sus quehaceres como futbolista y se autoerigió por enésima vez relaciones públicas del FC Barcelona. Se da la circunstancia de que, cuando los jugadores toman este camino, su trayectoria en el verde empieza a recordar al paso por Despeñaperros en un viaje vacacional: muchas curvas, mucho desnivel, mucho mareo y mucha inseguridad.

Y así le luce el pelo al lateral… Aquel día de septiembre, prosigo, el ‘2’ culé se pronunciaba en 'Esporte Interativo' sobre la situación de su compatriota Kaká en el eterno rival en los siguientes términos: "Si yo fuera Kaká, hace mucho tiempo me habría ido ya del Real Madrid". "No tiene el respeto de los dueños y tendría que haber un respeto para quien fue el mejor jugador del mundo”, añadió, para sentenciar explicando que una contingencia de tales características no tendría cabida en el FC Barcelona. Mas el escupitajo tardó poco en caerle encima. A él, por estas palabras, y a la entidad barcelonesa en general ante la evidencia del trato injusto recibido por David Villa. Para colmo, la comparación entre ambos culebrones es odiosa para los catalanes: mientras que Kaká ha tenido suficientes detalles como para cuestionar su profesionalidad (primar su futuro como internacional ante su presente como merengue en la recuperación de sus numerosas lesiones, por ejemplo), David Villa puede exhibir un expediente inmaculado tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Roura habló antes del Clásico

“¿Qué pasa con Villa?” es la pregunta que lleva siendo trending topic en la actualidad del Barcelona casi desde que diera comienzo el presente curso futbolístico. El delantero de 31 años, que reconoció sentirse preparado para jugar y que la escasez de minutos respondía al hecho de militar en un club del nivel del FC Barcelona, ha participado, a pesar de su confianza, en solo 26 encuentros. Sin embargo, esto no ha supuesto un impedimento para que el ‘Guaje’ sea el segundo máximo anotador en Liga (7 dianas), así como en el cómputo global de todas las competiciones (12 dianas). Más datos significativos: Alexis Sánchez, también conocido como ‘El niño maravilla’, y uno de los más beneficiados por el letargo del asturiano, precisa de 895 minutos para ver puerta en Liga, mientras que este último tan solo necesita 108. Es en esta competición, precisamente, donde Villa es el 15º jugador en minutos jugados, algo incomprensible atendiendo al rendimiento de sus competidores y al amplio colchón de puntos sobre el segundo clasificado, que bien resistiría unas cuantas siestas.

Ahora, cuando el Barcelona se juega su futuro en Copa del Rey y Champions League, la presencia de Villa en las alineaciones titulares es de incuestionable importancia. Relegarle al banquillo en citas tan importantes es un lujo que Tito Vilanova y Jordi Roura no deberíanpermitirse.

Serán dos semanas de salir de ‘Copas’, de salir a triunfar, a matar. Dos semanas de entregar todo en la pista y de no racionar esfuerzos, en definitiva. Serán dos noches especiales, fiestas de etiqueta a las que solo tiene invitación la ‘crème de la crème’, los paladares más exquisitos, y en las que solo se sirven primeras marcas. El Barcelona, si pretende volver a casa en buena compañía y con aires triunfales, si quiere estar a la altura ante sus amigos e invitados, si busca seguir despertando respeto y admiración en sus rivales, debe evitar el garrafón. Por ello, en lugar de Alexis, siempre David Villa, un lujo para salir de ‘Copas’.

Artículos relacionados