thumbnail Hola,

Tras la derrota de Valencia y Málaga y el empate en casa del Real Madrid, el Barcelona tiene la tarea de salvaguardar la Liga BBVA siendo el único equipo capaz de ganar en la ida

Los octavos de final de la Champions League han arrancado y no precisamente bien para los equipos españoles que nos representan en el torneo europeo. El Valencia fue el primero en escuchar los sones de la Champions ante un PSG que venía con ganas de demostrar que tiene equipo para llegar lejos en este torneo. Los de Valverde tuvieron la pelota pero las ocasiones las pusieron los parisinos, que se pusieron 0-2 y solo el gol de Rami da alas a un equipo que necesita hacer dos goles para intentar pasar a la siguiente ronda.

El Real Madrid, mientras tanto, tenía ante su afición la primera final de la temporada, nada menos que ante el Manchester United de Ferguson. Con el equipo muerto en Liga, la Copa de Europa se antoja como el torneo clave para salvar una campaña que puede volver a ser catastrófica. Y las cosas empezaron de la peor forma posible. Wellbeck adelantaba a los Red Devils a la salida de un córner y al Madrid le tocaba remar en contra para empatar la eliminatoria. Como casi siempre, Cristiano Ronaldo volvió a sacar las castañas del fuego y Old Trafford determinará quien de los dos seguirá adelante en la competición.


Do Dragao esperaba la visita de un Málaga lleno de ilusión que se topó con la realidad de un torneo que no deja títere con cabeza. Un Oporto mucho más experimentado llevó el partido donde quería y el Málaga, totalmente desactivado, puede dar por bueno el 1-0 cosechado en tierras portuguesas y así, con la ayuda de su afición, darle la vuelta a un marcador que no es insalvable.

Con este panorama llega el turno del Fútbol Club Barcelona. Los chicos de Tito Vilanova son la esperanza de una Liga BBVA que se tiene el cartel de mejor Liga del mundo, pero hace aguas por todas partes. El cuadro blaugrana viaja a San Siro, una vez más, para enfrentarse a un Milan que no pasa por sus mejores momentos deportivos y cuyo presidente no ha ayudado demasiado a la hora de fichar en invierno, incorporando a jugadores TOP como Balotelli que no pueden jugar la Champions League.

Al Barça se le da muy bien el conjunto italiano. Los precedentes de los últimos años, incluída la eliminación de los rossoneri en las semifinales que daría al equipo comandado por Rijkaard la final en París, dan como favorito a un Barcelona enrrachado en Liga que quiere seguir agrandando su leyenda en la Copa de Europa.

Todas las miradas, de directivos y aficionados españoles, estarán puestas en la entidad culé, en un partido que si bien les vale a ellos para sentenciar la eliminatoria, también sirve para los representantes del fútbol español, para no catalogar de desastre la ida de los octavos de final de la UEFA Champions League.

Artículos relacionados