thumbnail Hola,

Adán, de primer a cuarto portero del Real Madrid en 50 días

El cancerbero merengue, descartado ante el Rayo Vallecano. Mourinho le da la alternativa a Morata. Kaká, ante su enésima chance. El corresponsal Alberto Piñero lo analiza

Recibe el Real Madrid al Rayo Vallecano este domingo con algunas novedades en el once inicial. Una de ellas es la presencia de Morata como titular, en lo que será su primer partido como titular en Liga. Lo vienen haciendo muy mal tanto Higuaín como Benzema últimamente. Con el Pipita sancionado, Mourinho se ha decantado por el canterano en un partido complicado, pues detrás de él no estarán Essien, Khedira y Kaká. Sea como fuere, no le vendrá ni mucho menos mal foguearse en un partido así después de una temporada con muchos vaivenes entre el primer equipo y el filial. El técnico no cree que sea la solución a la sequía merengue, pues le hubiera sacado antes, pero lo mismo hasta se encuentra con ello además de mandar un mensaje a sus dos arietes titulares.

Otro que extraña ver en el once es Kaká. Por fin el brasileño podrá superar a Lass Diarra en partidos como titular en la presente Liga. Sí, a Lass, que sólo en agosto llegó a los mismos dos partidos en el once inicial que llevaba hasta este domingo el ‘8’ blanco. Si lo hace bien se hablará de reivindicación, y de resurgir y demás. Si lo hace mal, que habrá perdido otra oportunidad en el Real Madrid. Siempre la misma historia, que en realidad hace tiempo que no tiene trama ninguna.

La que cada vez escribe capítulos más dramáticos es la de Antonio Adán en el Real Madrid. Hace cincuenta días era el primer portero, “estaba mejor que Casillas” incluso (Mourinho dixit). A día de hoy, no sólo es el segundo, sino que se ha fichado a Diego López por delante de él, y ante el Rayo ha sido el descarte, con Jesús Fernández en el banquillo. O lo que es lo mismo, el cuarto portero en la lista.

Cuanto más tiempo pasa, más jaimitada parece la maniobra de Mourinho en diciembre, dejando a Casillas en el banquillo de La Rosaleda. Sobre todo, por las explicaciones posteriores, y la gestión global de esta crisis en la portería. Y ya no queda ninguna duda de que el mayor perjudicado en esta historia ha sido el propio Adán, al que en lugar de darle la alternativa le dieron una patata caliente a punto de explotar. Y la onda expansiva le ha dejado totalmente K.O.

Artículos relacionados