thumbnail Hola,

Los culés tuvieron que sacar sus mejores armas

El Barcelona sufrió para sacar los tres puntos en Granada este sábado. Se tenía previsto hacer rotaciones, pero se tuvo que tirar de los mejores para sacar el resultado

Poco se creía que el Granada pudiera complicarle tanto la existencia al Barcelona a pesar de que ya lo había anticipado Jordi Roura durante la semana. Incomodar a los culés era el pirncipal objetivo para este partido y lo lograron, sobre todo en la primera mitad. Los visitantes tenía el balón hasta en un 73% de posesión, pero de poco les estaba sirviendo, los de Lucas Alcaraz al principio se encerraron y al Barça le costaba trabajo crear su juego.

Espesos y lentos fue la manera en que se desenvolvían los azulgranas en el terreno de juego, hasta que les cayó el gol en contra que pareció ser el botón para cambiar la estrategia en la segunda parte. Alexis Sánchez volvió a caer de la gracia conseguida hace apenas ocho días cuando marcaba y tras perder el día de ayer dos claras oportunidades de gol cantado, sigue generando dudas sobre su permanencia a futuro. Adriano con molestias en los isquiotibiales fue enviado al banquillo por precaución y Jordi Alba quien había comenzado de suplente para recuperar energías y estar fresco el miércoles, debió entrar al terreno de juego en sustitución de Adriano.

Los culés se repusieron y empezaron a rematar en el área y fuera de ella, cocinaban el gol poco a poco. Fue Messi quien abrió la lata para no sólo estrenarse en el Nuevo Los Cármenes, sino para volver a la senda del doblete y marcar su gol 300 y 301. Además el rosarino ya acumula 14 partidos consecutivos marcando, alargando así su propio registro en la Liga y alzando cada vez más el listón para los que quieran competirle. 'La pulga' fue quien salvó al Barcelona ante los rojiblancos, se desempeñó sobre todo en el centro del campo, subiendo y bajando por toda esa zona, pero también se llegó a meter por toda la banda derecha de Dani Alves, atrayendo jugadores que ya saben que al regateador no hay que dejarle solo.

Jordi Roura sabía que el Granada no estaba muerto y por difícil que parecía, los andaluces mantuvieron la intensidad del partido pero sobre todo apretaron en los últimos minutos. Andrés Iniesta, quien no tenía pensado jugar, debió entrar al terreno de juego, sustituyendo a Alexis, lo mismo que Cristian Tello quien envió al banquilo a Pedro. Iniesta como extremo empezó a generar esas ocasiones y ese desborde que no estaba logrando el chileno y Tello tuvo una buena oportunidad de anotar el tercero, pero envió el balón muy por encima del larguero de Toño y Messi le miró de la misma manera que en el pasado reclamó a David Villa justamente ante el Granada también. No tardarán en correr los rumores de una supuesta mala relación entre Messi y Tello, para aquellos que siguen buscando desestabilizar.

Cesc Fàbregas fue importante, tomó el timón del partido después del descanso y se empezaron a crear las jugadas que faltaban. Dani Alves dio un gran partido, defendiendo oportunamente, pero también integrándose en el ataque. Aranda fue el más peligroso de los Nazaríes y El-Arabi pudo marcar el empate en los últimos seis minutos del partido, cuando los locales apretaron intensamente para sacar el punto del partido, pero se les acababa el tiempo y además se toparon con un brillante Victor Valdés que está empeñado en despedirse del Barça dejando su nombre muy en alto. Un rechace del cancerbero catalán evitó el empate, pero lo que sigue siendo preocupante es que por novena ocasión consecutiva su marcador siga recibiendo gol.

Artículos relacionados