thumbnail Hola,

La otra cara de José Rodríguez, el canterano predilecto de Mourinho

El alicantino, que debutó este año en el primer equipo, renovó hasta el 2017 esta semana. Irónicamente, su rendimiento no le da para ser titular en el Castilla. A.Piñero lo analiza

El Real Madrid llegó esta semana a un acuerdo para renovar al canterano José Rodríguez hasta el año 2017. El mediocampista es uno de los jugadores más talentosos y prometedores que tiene a día de hoy La Fábrica merengue, y el club blanco, naturalmente, quiere tenerle atado en corto. Con 18 años, y ejerciendo como mediapunta o mediocentro atacante, destaca por su envergadura, su visión de juego, su depurada técnica, su capacidad para incorporarse al ataque, su atrevimiento y desparpajo. Cualidades que no pasaron desapercibidas para varios equipos ingleses que quisieron ficharlo hace un par de años ya incluso.

En consonancia, su ascenso ha sido realmente meteórico. La temporada pasada, José Rodríguez ascendió en enero desde el Juvenil B a un Juvenil A que venía firmando una de las peores campañas de los últimos años, con cambio de entrenador incluido. No le costó nada hacerse con un hueco en el once inicial de Ramis. Y ya este verano dio el salto directamente al Castilla, habiendo podido lucirse con el primer equipo incluso, de la mano de un José Mourinho que lo adoptó de la noche a la mañana como uno de sus canteranos predilectos: debutaría con gol ante el Alcoyano en Copa, debutaría poco después también en Liga ante el Atlético, y también en Champions, superando a Raúl como el debutante más joven de la competición en la historia del Real Madrid. Un currículum realmente imponente, que entonces concentró los focos de todo el madridismo, y cuya guinda es esta renovación hasta dentro de cuatro años y medio.

Sin embargo, irónicamente, esta fulgurante trayectoria a todas luces expuesta merced a sus actuaciones con el primer equipo no se corresponde para nada con los pocos minutos que viene disfrutando en el Castilla, el que es realmente su equipo. Algo que sirvió ya como arma arrojadiza contra Alberto Toril, entrenador del filial, en su momento. Coincidiendo justo con la disputa mediática que mantuvo José Mourinho con él a principios de esta temporada. Una maniobra la de apostar por el alicantino que en todos los estamentos de La Fábrica se cree que no fue ni mucho menos aleatoria por parte del técnico de Setúbal, conocida su calidad, pero también su cuota de participación en el filial.

La explicación a esos pocos minutos de los que gozaba el talentoso mediocampista antes de su debut en Alcoy no es otra que, entonces, el joven jugador se estaba aclimatando todavía a la nueva categoría tras haber saltado desde el Juvenil B a Segunda División en apenas seis meses. Alberto Toril ya había hecho lo propio con Jesé la temporada anterior introduciéndole poco a poco en el equipo, progresivamente, y la estrategia se repetía un año después en el caso de este otro precoz talento. Sin embargo, en el caso de José Rodríguez, este proceso fue truncado con esa retahíla de debuts con el primer equipo, que parece que no asimiló muy bien el alicantino. Y es que el rendimiento del mediocampista en las últimas semanas no está siendo suficiente no ya para tirar la puerta del primer equipo abajo, o para disputarle el legado a Raúl González, sino ni siquiera como para ganarse el puesto en el once inicial del Castilla. Ni en ésta, ni tampoco en alguna otra fase anterior de la temporada además.

No obstante, en los últimos tres partidos del Castilla apenas ha jugado 33 minutos. Ni siquiera fue titular ante el Almería toda vez que Alex Fernández estaba sancionado por su expulsión ante el Barcelona. Omar Mascarell, otrora lejos de la titularidad pero mucho más implicado y entonado en la actualidad, le ha levantado las pegatinas siendo de la partida en los dos últimos partidos. Y sin viso ninguno de cambiar, todavía de aquí en adelante habrá más competencia en el centro del campo con la reciente llegada de Casemiro al Castilla. Este gato no tiene tres pies que buscarle. Por la viabilidad de lo que es aún una joya por pulir, más bien parece por tanto cuestión de que, entre uno y otro, José Rodríguez sea atado aún más en corto por el Real Madrid. Y esta vez no se trata sólo de contratos.

Artículos relacionados