thumbnail Hola,

Ibrahimovic da vida al Valencia con su histórica irresponsabilidad

Genio y figura indiscutida del PSG, el sueco da esperanza a la afición Ché propinando a Guardado un plantillazo innecesario. El mejor del equipo francés se pierde la vuelta

Otra vez él como protagonista: Zlatan Ibrahimovic. El guión no le ofrecía ningún papel estelar en la película, pero se lo inventó. In extremis, casi al filo de los créditos. Siempre él, el que no entiende de actuaciones secundarias.

Todos coincidimos con Carlo Ancelotti. ‘Esto es fútbol’, decía el técnico del PSG mientras seguía sin entender la roja a su mejor jugador. Pero en esto del fútbol, Zlatan no es lo profesional que debería ser. Rigurosa o no rigurosa, la expulsión del sueco ante el Valencia fue la consecuencia de otro acto evitable de su parte... que no logró evitar.

El ex delantero del Barcelona –y un envidiable etcétera- le ha dado un poco más de vida a un equipo español que, entre nosotros, está muerto. Que no salga de aquí, pero poco menos que un milagro pondría al conjunto de Valverde en los cuartos de la Champions. Por resultado y por categoría colectiva e individual. Eso sí, Ibrahimovic –genio y figura indiscutida del elenco capitalino- quiso darle esperanza a la afición Ché propinando a Guardado un plantillazo innecesario. Por lo pronto, se pierde la vuelta en Francia.

No es la primera vez que el talentoso y espigado ariete comete un error infantil. Para encontrar antecedentes, la tecnología ofrece un método muy sencillo. Sólo basta con poner en Google palabras clave como polémica, zlatan, ibrahimovic, escándalo, irresponsabilidades, expulsiones o conceptos similares. Material habrá de sobra. Y no hay que viajar demasiado en el tiempo, porque el sueco vivió haciendo de las suyas. Incluso habiendo pasado la barrera de los 30 años.

Si Valencia resucita en la eliminatoria, el irresponsable Ibra habrá tenido mucho que ver.

Tan talentoso como irresponsable

La famosa foto con Piqué, donde se veía a los jugadores demasiado cerca uno del otro, activaba prejuicios acerca de la presunta homosexualidad de Zlatan. Ante la pregunta de una periodista del programa Sálvame, el sueco salió al cruce de los rumores y con una frase dejó más que claro su pensamiento: "Vente con tu hermana a mi casa y verás si soy maricón".


Jugando para Milan, fue expulsado ante el Bari por propinar un puñetazo en el estómago a Marco Rossi y, tras cumplir dos encuentros de sanción (inicialmente tres), reapareció ante la Fiorentina... para volver a ser expulsado. Insultó al árbitro asistente por no concederle un saque de banda. Para justificarse señalaba que se insultó a sí mismo. Su pobre argumento no le libraba de tres partidos de suspensión.


Ibra era suspendido con tres partidos por la Comisión de disciplina de la Lega por haber abofeteado a un jugador del Nápoles, Salvatore Aronica, por lo que se perdía nada menos que el encuentro ante la Juventus. El club milanés estimó que la acción no fue demasiado escandalosa como para que le sancionaran tantos partidos, y apeló la decisión ante la Lega.


Ya en el París-Saint Germain, sacaba a relucir su peor cara en el partido que les enfrentaba al Saint-Etienne, en la undécima jornada de la Ligue 1 francesa y que suponía otra derrota del equipo de Ancelotti. En los minutos finales del partido, y cuando el equipo visitante ganaba 0-2 en el Parque de los Principes, el delantero sueco quiso llegar a un balón dentro del área y acabó dando un plantillazo en el pecho del meta del Saint-Etienne, Ruffier.


También en Francia, Ibrahimovic pisó la cabeza al jugador del Olympique de Lyon Dejan Lovren cuando éste estaba en el suelo tras chocar con el delantero sueco. Lovren recibió varios puntos de sutura en la cabeza, mientras que Ibrahimovic salió impune ya que el colegiado Antony Gautier dejó seguir. Tras el partido, el presidente del OL Jean-Michel Aulas afirmó que fue una “agresión voluntaria”.


Sigue a Nicolás De Marco en

Artículos relacionados