thumbnail Hola,

El luso volvió a una sala de prensa. Volvió a venderse descaradamente a la Premier League. Habló de ganar una nueva Champions, separando su hito del de uno hipotético con el Real

José Mourinho volvió a comparecer ante los medios de comunicación en la previa de un partido. Porque la UEFA le obligaba, claro. Fue una comparecencia multitudinaria, ante más de cien periodistas. Posiblemente más que el día de su presentación en la misma sala de prensa del Santiago Bernabéu, incluso. Y lo cierto es que por fin se pudo ver al Mourinho amable, cordial, irónico y bromista que se había dado a conocer en la capital española cuando llegó hace tres temporadas y media. Nada que ver con lo que venía sucediendo en estos últimos meses frente a la prensa española. Es de suponer que tampoco es casualidad que se haya mostrado así con los medios ingleses enfrente, viendo cómo se comportó en el Etihad Stadium.

Sea como fuere, da gusto escucharle cuando llegan estas grandes citas y muestra esa otra cara lejos de las polémicas y los enfrentamientos dialécticos. Es un personaje principal dentro del panorama mundial del fútbol actual, y cada respuesta suya puede servir para ilustrar a periodistas, aficionados, e incluso otros profesionales de este deporte. Aunque, dicho esto, no es menos cierto que dejó otra vez flotando en el ambiente la sensación de que se vende a la Premier League cada vez que puede. Descaradamente, además.  “Me encanta la Premier. Todo. Volvería después del Real Madrid. Lo normal es que sea después del Real Madrid. Lo normal” dijo esta vez en rueda de prensa.

El Real Madrid es uno de los clubes (y de los equipos) más grandes del mundo. Él mismo lo dijo cuando aterrizó en Concha Espina: “Sabía que en mi currículum faltaría algo si no entrenaba aquí”. Sin embargo, parece como si no le llenara lo suficiente, o como si estuviera deseando coger la puerta para volver a las Islas. Siempre de puertas hacia afuera, y por lo que él mismo dice públicamente, lo que es bastante significativo en una persona con semejante control de la escena mediática. Y aunque hay una parte muy ruidosa del madridismo que siempre le defenderá a capa y espada, también hay otra a la que no le gustan nada estos gestos, cuando elogia las casas ajenas antes que la suya propia. Naturalmente.

Ya lo había hecho en una entrevista previamente. Pero esta vez fue todavía más meridiano en sus mensajes velados, valga la paradoja. “No será un fracaso no ganar la Champions este año. Hay grandes clubes y grandes entrenadores que no la han ganado nunca. Ahora el Real Madrid quiere la décima y yo la tercera, y voy a pelear hasta que llegue. Si llega este año o el próximo no lo sé. Tengo confianza en mi trabajo y no pienso terminar mi trabajo con sólo dos Champions” explicó en rueda de prensa. Un lema desconcertante.

Primero, porque si el Real Madrid no gana la Champions y queda a 16 puntos de distancia del Barcelona, bien podría hablarse de un fracaso con esa plantilla que tiene, a expensas de lo que suceda en la Copa del Rey, claro. Mourinho siempre se ha vanagloriado de su currículum, de ser un entrenador ganador, y no ganar nada no sería algo precisamente como para congratularse o hacer la vista gorda. Más bien todo lo contrario. Asimismo, el hecho de hablar de conseguir la décima Champions del Real Madrid nivelándola a la tercera de Mourinho sin ligarlas en el tiempo es en cierta manera grosero. Habrá quien piense que no haya mala intención, pero por el fondo, por la forma y por lo innecesario de mezclar ambos conceptos, más bien parece que le importa poco si el Real Madrid gana la Champions este año, sabedor de que en un futuro él mismo, y fuera del club merengue, tendrá más opciones de coronarse como el único en lograr tres Champions. Llámenme malpensado. Algunos motivos ha dado también.

Artículos relacionados