thumbnail Hola,

El Barça más extremista de los últimos años

Después del encuentro ante el Getafe, los culés suman 78 goles a favor y 26 en contra, un registro superior en las últimas tres temporadas

El buen paso del Barça en la Liga es indiscutible, el líder del fútbol español no tiene pensado dejar que nadie le pelee el título esta temporada, después de que en el curso anterior lo perdió ante el eterno rival. Los inicios de esta campaña dejaban dudas, Tito Vilanova reconvirtió tácticamente al Barça para quitarse la marca que el club ya tenía encima ya que todos los rivales le conocían demasiado bien. La adaptación no fue fácil y los blaugranas empezaron a ganando partidos cardíacos que resolvían en los últimos minutos. Pero poco a poco empezaron a perfeccionar su estilo sin renunciar a su filosofía del juego de pases y ataque.

Pero el Barcelona no es perfecto, los 62 puntos que hoy acumulan, lo ponen en igual circunstancia como en la temporada 2010-11, pero con la diferencia de los goles a favor y los encajados. En la jornada 23 de aquel curso, los blaugranas dirigidos por Pep Guardiola también gozaban del liderazgo y las 62 unidades, pero con la diferencia de que habían anotado 71 goles y sólo habían encajado 12. Hoy los culés de Tito suman 78 goles a favor pero tienen poco más del doble de tantos encajados, 26.

Ante el Getafe, cuando el encuentro iba 4-0, fue Álvaro Vázquez quien hizo el gol del honor para el conjunto azulón, pero también le recordó al Barça que ya suma ocho jornadas consecutivas en las que no deja su marcador en ceros. La última vez fue ante el Córdoba cuando la portería fue defendida por Pinto y el marcador terminó con un 5-0. Hace ya unos meses decía Tito Vilanova que esta situación no le preocupaba, que sería angustiante sólo si encajaran más goles de los que marcan y entonces sí se preocuparía. Es verdad que en la Liga no hay peligro, el Atlético de Madrid y el Real Madrid tienen difícil alcanzar a los culés, pero en la Copa del Rey y en la Champions League, estos tipos de errores en los que se dejan encajar goles, pueden costarles muy caro.

El Milan no es un equipo que perdone y menos aún con Al Shaawary, su goleador que seguramente ya espera impaciente al club azulgrana. Pero también está pendiente el partido de vuelta de la Copa del Rey ante el Real Madrid, con quienes también cedieron un gol después de llevar la ventaja de 0-1 en el Santiago Bernabéu. Los de José Mourinho vendrán al Camp Nou el 26 de febrero más peligrosos que nunca, después de han tirado la toalla en la Liga, sólo les queda la Copa y la Champions League para no quedar en ridículo.

La recta final de la temporada ya empieza la próxima semana con la visita de los blaugranas a San Siro y hace algunos días Gerard Piqué afirmaba que el equipo podría llevarse el triplete. No se equivoca el central, el Barcelona es demodelor, pero lo que sí puede dejarlos sin los dos títulos que le restan asegurar, sería seguir regalando goles en su portería. La concentración jugará ahora un papel importante, porque los goles recibidos no han sido otra cosa que eso, falta de atención.

Artículos relacionados