thumbnail Hola,

Los ataques a José Mourinho y ciertos jugadores de la plantilla son excesivos. Si el club blanco no reacciona, todo esto irá demasiado lejos

OPINIÓN | QUILLO BARRIOS

Que el periodismo se ha convertido en una profesión oscura, llena de intereses y vacía de ética, es algo que ya sabíamos. El problema aparece cuando el entorno, queriendo o sin querer, se muestra cómplice de la vergüenza. Y el Real Madrid, de forma indirecta, es uno de los culpables del actual escenario.

El club blanco ha recibido todo tipo de ataques por parte de la prensa, ya sea catalana o madrileña. Con José Mourinho como saco de boxeo y algunos jugadores (especialmente Pepe, Xabi Alonso y Arbeloa) convirtiéndose en un simple felpudo, la histeria se ha apoderado del panorama mediático. ¿Y el Real Madrid? Silencio. La peor de las contestaciones.

Si Florentino Pérez piensa que la indiferencia es buena respuesta, se equivoca. Es hora de actuar y poner punto y final a la basura que rodea a la entidad merengue. Mejor ganarse un par de enemigos ahora que convertirse, para siempre, en el centro de las burlas y los ataques indiscriminados.

Que TV3 compare a la plantilla del Real Madrid con una manada de hienas es algo que no debe pasar desapercibido. Por dignidad, historia, grandeza y seriedad, el club español tiene que responder, y no precisamente con una rueda de prensa. Hay que frenar la barra libre. Hay que denunciar.

Algunos pensarán en el corporativismo e intentarán que TV3 se convierta en el gran triunfador. Otros, sin embargo, preferimos pensar en las personas y dejar claro que, detrás de los intereses y el periodismo tabernero, hay gente que sufre. Traficar con los sentimientos no tiene gracia. Es hora de actuar. ¿Estará el Real Madrid dispuesto a ello?

Artículos relacionados