thumbnail Hola,

Mourinho no quiere despistes ni altercados antes de la Champions

La marejada tras el partido ante el Granada no tuvo continuidad durante la semana. El partido ante el Manchester United es el gran objetivo y todo el R.Madrid rema en esa dirección

El Real Madrid regresó este jueves a los entrenamientos con todos los internacionales sobre el césped de Valdebebas después de la jornada de partidos amistosos de selecciones. El sábado reciben al Sevilla, pero a menos de una semana vista ya se asoma tras la esquina el Manchester United, el partido de verdad importante de la semana. No se oirá a nadie decirlo pública y directamente antes del sábado, pero dentro del vestuario merengue lo tienen claro.

“Seguro que Higuaín y Benzema nos van a ayudar a ganar la Champions y la Copa” decía el propio Cristiano Ronaldo en una entrevista esta misma semana. De la Liga y del Sevilla, ni una palabra. Es el sentir del equipo, con José Mourinho a la cabeza del mismo. El técnico está viviendo una temporada muy complicada en el Real Madrid, y una vez desahuciados en Liga, sabe que debe agarrarse a las dos competiciones restantes con uñas y dientes. Y así se lo ha transmitido a sus propios jugadores.

El gran objetivo de la temporada hoy es la Décima. Y pasa por hacer un partido redondo este miércoles ante el Manchester United. Por eso todas las fuerzas están puestas ya en coger carrerilla primero este sábado ante el Sevilla, para después correr al asalto de los ‘red devils’. El tropiezo del pasado sábado está ya olvidado. O al menos, enterrado por el momento. Mourinho no quiere despistes ni altercados ni broncas ni represalias en el vestuario antes de la Champions. Y es el primero que ha abogado por ello en los entrenamientos de esta semana.

En la sala de prensa de Los Cármenes ya dejó un recado para algunos de sus jugadores. “Algunos no sé de qué estaban cansados si en el Clásico estuvieron en el banquillo o en la grada” vino a decir. Se dejaría llevar por el calentón, o no mediría bien las consecuencias a diez días de la Champions League. Y sorprendió, la verdad. No anduvo fino, seguramente. Pero al igual que la misma derrota ante el Granada, los reproches públicos y multitudinarios quedan aparcados de momento. Será únicamente todos unidos como podrán mirar al Manchester United a los ojos, y a nadie le queda duda de ello en Valdebebas.

Artículos relacionados