thumbnail Hola,

España se vistió de blaugrana y ganó

La Selección de España ganó 3-1 mostrando un estilo de juego al más puro estilo azulgrana. Los goles de Pedro y Cesc el punto final

Nueve jugadores azulgranas compartieron el terreno de juego ayer en Qatar en la victoria de La Roja ante una intermitente Uruguay que dejó ver a un Cáceres, Cavani y Luis Suárez como una de sus mejores armas. Vicente del Bosque sabía que los churrúas no se encuentran en su mejor momento, pero también sabía que los sudamericanos podrían dar sorpresas y lo dieron con el empate gracias a el 'cebolla' Rodríguez. El combinado español que ya había mostrado signos de confianza debió reaccionar.

Valdés se volvió a lucir, si bien lo hizo el fin de semana pasado ante el Valencia, el guardameta catalán volvió a demostrar por qué es tan valioso para el Barça y por qué esperarán hasta el último momento para ver si cambia de opinión y decide seguir vistiendo de blaugrana. Pero el cancerbero encajó un gol, como de igual manera sucede cuando defiende el arco azulgrana, Carles Puyol, el zaguero de centenario, defendió bien su zona e incluso se integró al ataque como lo hace con el Barcelona cuando le tienen tomado el pulso al rival, su gol bien anulado y por momentos se mostró un poco lento, tal vez el cansancio ya estaba haciendo estragos después del último encuentro de Liga.

Cesc Fàbregas, Busquets y Valdés fueron los únicos culés que disputaron los 90 minutos del encuentro. El de Arenys de Mar terminó cansado después de haber sido el mejor del encuentro. Abrió el marcador y asistió a Pedro en uno de los goles del canario, pero también estuvo activo en la presión de España y actuando como lo hizo ya en la Eurocopa con Vicente del Bosque, un falso nueve que le sienta muy bien. Busquets como siempre, haciendo ese trabajo que a veces no luce tanto, pero que tan buenos resultados trae en el esquema, la recuperación de balones fue su labor y también se dio el lujo de diparar entre los tres palos. Hizo suyo el centro del camp, pero sin olvidar al maravilloso Andrés Iniesta que volvió a maravillar con arabescas y su perfecto control del balón, los aplausos no se hicieron esperar para el manchego cuando abandonó el terreno de juego para ser sustituido por Isco.

Gerard Piqué hábil en la recuperación del esférico y también en la asistencia, no cabe duda que el canterano ha recuperado su gran forma y sobre todo en compañaración de la pasada temporada. Con confianza apoyó a Puyol en la dura tarea de detener a un peligroso Luis Suárez. Jordi Alba no lució tanto como lo hizo ante el Valencia y se dejó ver su fuerte carácter en una pequeña trifulca con el rival, pero bajó por la banda como él lo sabe hacer y destacó cuando cortó un balón cruzado de Cáceres que se dirigía a un bien acomodado Suárez.

El más querido por todos, David Villa entró en la segunda mitad entre los aplausos de la afición. El asturiano también fue suplente con Vicente del Bosque, síntoma de que tal vez sigue arrastrando algunas molestias musculares que ya reveló Tito Vilanova hace unas semanas. Pero el 'Guaje' se lució, el gol no le sonrió y no porque no lo intentara, remató dos veces a puerta y una de ellas entre los tres palos, pero al máximo anotador de la Absoluta simplemente no se le dio a diferencia de Pedro, que lo hizo por partida doble y que al día de hoy, ha marcado más goles con España que con el Barça en esta temporada. Sin duda la España de Del Bosque volvió a demostrar que confía en el estilo de juego azulgrana y que los culés siguen mandando en el fútbol español.

Artículos relacionados