thumbnail Hola,

La resurrección del Espanyol con Javier Aguirre

El entrenador mexicano ha cambiando radicalmente la trayectoria y la ambición del equipo blanquiazul, que hace pocos meses parecía desahuciado

Javier Aguirre parece haberse especializado en resucitar equipos. El mexicano ha dado un giro de ciento ochenta grados a la situación deportiva del Real Club Deportivo Espanyol, además de cambiar por completo las sensaciones que rodean al vestuario periquito en el que ahora se respira un optimismo que parecía impensable hace tan solo dos meses.

El Espanyol de Pochettino empezó con una racha horrible la temporada en la liga BBVA con tres derrotas seguidas y un doloroso empate con el Athletic en el que se vieron ganadores. El equipo precticaba un buen fútbol pero era inocente y defesivamente muy frágil, lo que hacía casi imposible que terminaran un partido sin recibir goles y por lo tanto convertía en una quimera que los periquitos pudieran alzarse con los tres puntos.

La situación pronto los llevaría a los puestos de descenso. El 28 de noviembre tras solo tres victorias y un empate, Javier Aguirre llegaba con la misión de resucitar a un equipo deportivamente muerto y con una situación institucional delicada. En su debut copero no pudo hacer nada para enmendar una eliminatoria que ya parecía perdida frente al Sevilla. El objetivo del mexicano solo podía estar en la liga y más concretamente en salir del descenso.

La mano de Aguirre se notó desde el primer minuto creando un equipo defensivamente sólido, que en sus cuatro primeros compromisos no conoció la derrota, sacando incluso un ilusionante empate a dos en el Bernabéu y su primera victoria de la era Aguirre frente a un rival directo como el Deportivo. Solo el Barcelona ha podido con el nuevo y sólido equipo de Aguirre. El ex de Zaragoza, Osasuna y Atlético además de cambiar la trayectoria del equipo, ha logrado que jugadores como Stuani y Simao vivan una segunda juventud para convertirlos en los estandartes de su proyecto, algo que también quiere hacer con el recién fichado Martin Petrov.

Tras vencer ayer por 3-2 al Levante, el Espanyol se ha distanciado a cinco puntos del descenso y los periquitos tienen motivo para ilusionarse con que la segunda vuelta que acaba de comenzar siga por los mismo derroteros y puedan conseguir la permanencia de una forma plácida, siguiendo con los mismos principios de defensa, unión, fuerza y eficacia en ataque.


Artículos relacionados