thumbnail Hola,

El Real Madrid cierra el mercado invernal de fichajes con el brasileño en sus filas y con el canterano Nacho muy cerca de renovar. El corresponsal Alberto Piñero lo analiza

Se cerró este jueves el mercado de fichajes en su periodo invernal, y el Real Madrid concretó únicamente la llegada de Diego López. Ni más fichajes, como se esperaba, pero tampoco ninguna salida. Y ahí sí que llega la noticia. Otra vez con la firma de Ricardo Kaká además. No es la primera vez que es protagonista de un mercado de fichajes en la Casa Blanca. Precisamente, porque no es tampoco la primera vez que no termina de finiquitarse su salida del Real Madrid. Mal para el club blanco.

El sueldo que cobra Kaká no es ni mucho menos acorde a su aportación sobre el césped. Y mientras tenga algo de cartel, el Real Madrid podría amortizar algo de la millonada que le pagó al Milan hace tres años y medio. Además de ahorrarse su ficha. Cuanto más tiempo pasa, menos dinero podrán embolsarse por él. Y ya sea unas veces por el poco dinero que ofrecen los clubes interesados, porque el propio Kaká no ha querido rebajarse el sueldo, y también porque el Real Madrid quizás se haya excedido en sus peticiones, al final se llega al 1 de febrero de 2013 con Kaká aún en el vestuario merengue.

Es una pena para el madridismo y el fútbol en general que el fichaje de Kaká no fructificase. Es ya únicamente un ídolo caído. Y desde hace tiempo además. De ahí la exasperación generalizada por semejante enquistamiento. El Bernabéu ni siquiera lo oculta, con tímidos aunque constantes pitos cada vez que le nombran por megafonía. No dejarán de nombrarlo ni con agua caliente, como se dice popularmente.

Tras este cierre del mercado, en el lado opuesto de la balanza está Nacho Fernández por cierto. Las negociaciones para la renovación del canterano están avanzadas. Termina contrato este mismo verano y no se le quiere dejar marchar así como así. Polémicas aparte, es un defensa muy válido. Lo ha demostrado siempre tanto en el primer como en el segundo equipo. Su ‘ascenso’ fue un reconocimiento perfecto a su carrera en el club, su renovación y, sobre todo, su permanencia en el primer equipo podrían ser el impulso definitivo para que se asiente en el Real Madrid con un papel algo más relevante que hasta el momento.

Artículos relacionados