thumbnail Hola,

El defensa brasileño criticó el comportamiento racista en el Santiago Bernabéu y también la falta de dureza de Clos Gómez

Dani Alves hace de portavoz del Barça muchas veces, sobre todo cuando hay algo que decir. El brasileño no se corta al decir lo que se tiene que decir y el club azulgrana lo usa para enviar los mensajes que deben ser enviados, en esta ocasión el fútbol español es el criticado.

A nadie parece ya extrañarle los insultos racistas que se ven en los campos españoles, incluso algunos comunicadores defienden que el aficionado puede hacer lo que quiera porque para eso paga una entrada, para ver un espectáculo. Pero esto es erróneo, nadie va al teatro e insulta al actor, ¿cierto?, pues el fútbol es lo mismo. "La educación aquí en los campos de fútbol no existe", dijo Alves en rueda de prensa este jueves y tiene toda la razón. La que para muchos es considerada la mejor Liga del mundo, carece de algo fundamental que es el respeto. El mismo brasileño dijo que habría que tomar de referencia a la Premier League, donde este tipo de insultos son castigados severamente.

Pero Alves no sólo criticó a la afición, sino que también nos dejó ver una realidad del fútbol español: El espectáculo es lo primero. Desde hace ya varios clásicos, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi son el centro de la atención, aún cuando el Clásico ya existía antes de que ambos nacieran, pero su supuesta rivalidad ha hecho que ellos se conviertan en los protagonistas, dejando a un lado el puro tema futbolístico y también el arbitral. Es para reflexionar lo que dijo Alves: "Yo sigo sin entender cómo la jugada de Cristiano Ronaldo no es tarjeta amarilla, si fuera al revés me sacan roja y media. Pero claro si le sacan una tarjeta amarilla a Cristiano, pues ya no tendría sentido el derbi de Cristiano contra Messi", afirmó el brasileño.

¿Es posible que el arbitraje quiera evitar que Cristiano o Messi falten a una cita? posiblemente sí. Hoy la nota del día seguramente sería la ausencia de CR7 en el partido de vuelta en el Camp Nou, pero sin duda el Clásico perdería un poco de interés. Al menos las nuevas generaciones tal vez no verían el partido y los medios anti Barça estarían hablando de una cacería para sentenciar la eliminatoria. Así la historia de las quejas de Dani Alves, que sin duda nos deja mucho que pensar.

Artículos relacionados