thumbnail Hola,

Benzema también debe tirar del carro del Real Madrid

El francés demanda más minutos, pero los números le retratan. Es su peor temporada anotadora desde su primer curso en Concha Espina. El corresponsal Alberto Piñero lo analiza

Compareció este martes ante los medios de comunicación Karim Benzema, supliendo a un José Mourinho agazapado ante la opinión pública desde hace tiempo. Un Benzema que quiso valorizar al Real Madrid ante el Clásico de este miércoles recordando que efectivamente en los últimos enfrentamientos ha sido el equipo blanco el que parecía tenerle la medida cogida a los blaugranas, y no al revés. Algo muy cierto, pero que no eclipsa los quince puntos de distancia entre uno y otro en Liga, ni las múltiples e importantes ausencias en el bando blanco sea como fuere.

Este año suma 13 goles en
30 partidos.

En 2011-12 marcó 32 goles en 52 partidos.

Y en 2010-11 anotó 26 dianas en 48 partidos

El francés será seguramente de la partida en este Clásico. Viene jugando los partidos importantes en este 2013 desde que Higuaín se recuperara de la lesión. Y el del miércoles lo es. Decía a propósito el propio Benzema en sala de prensa que la recuperación del argentino es buena para el equipo y para la competencia, sin querer entrar de lleno en la evaluación de su rendimiento cuando tiene al Pipita susurrándole a la espalda y cuando no está. Todavía está mejor el ‘9’ que el ‘20’. Todavía. Aunque lo cierto es que ninguno de los dos está al nivel que demandaría el Real Madrid.

Con 13 goles en 30 partidos, a un ritmo constante de dos-tres goles al mes, Benzema viene cuajando sus peores números anotadores desde su nefasto primer año en el Real Madrid. Muy lejos de los 32 goles de la campaña pasada, o de los 26 de la anterior. Y el equipo blanco lo está acusando. Gran parte de los focos por la crisis madridista han recaído en los Mesut Ozil, Luka Modric, Ángel Di María, Iker Casillas, e incluso en las lesiones de Marcelo e Higuaín. Sin embargo, Benzema tiene mucho que decir también en ese bache merengue.

Su calidad, su estilo y su compás no están al alcance de casi ningún ‘9’ del mundo. Su movilidad en el frente de ataque, y su capacidad de asociación con los compañeros es un regalo para el Real Madrid. Pero el que una vez fuera un gran felino está siendo más gato que nunca en las últimas tres temporadas. Ha sido decisivo en Copa con dos goles al Valencia, y cada día que pasa se le ven más y más afiladas las garras, pero aún debe tirar más del carro madridista. El equipo ha acusado sobremanera cuando jugadores como Ozil y Di María han despertado de su letargo en las últimas semanas. E igual sucederá si lo termina haciendo Benzema. Y este miércoles tiene la mejor de las oportunidades delante para terminar de enseñar las uñas.

Artículos relacionados