thumbnail Hola,

Cristiano Ronaldo resiste a Messi

El atacante portugués, en su mejor versión desde que es jugador del Madrid, aguanta la mirada al argentino en el que es el momento más brillante y álgido de la rivalidad

Con veinte minutos por jugarse en el partido matinal del domingo, José Mourinho decidió retirar a Cristiano Ronaldo, autor de un hat-trick ante el Getafe. Una medida atípica, más en un partido en el que el atacante podía engrosar con facilidad su cuenta goleadora. El Santiago Bernabéu se rindió al astro portugués. Desde que está en Chamartín, nunca hubo un Cristiano Ronaldo mejor que el de ahora. Más asociativo, menos individualista. Igual de letal. Así lo reconoce una grada entregada al mejor futbolista que ha visto en la última década.

Pocas horas después, y casi en una respuesta de acción-reacción, Leo Messi anotó cuatro tantos al Osasuna. Fue la constatación de que el pulso entre los dos mejores jugadores del planeta vive su momento más álgido. El más brillante, en el que todo puede pasar.

Desde 2009, nunca Cristiano Ronaldo estuvo tan cerca de Messi, independientemente de lo que digan las cifras. Progresivamente, el futbolista del Madrid ha ido eliminando punto por punto, todas las fallas que le separaban de su competidor. Especialmente en los duelos directos, Ronaldo es capaz de aguantar la mirada a Messi. En el clásico de octubre, el portugués se convirtió en el primer jugador de la historia de los enfrentamientos entre Barcelona y Real Madrid en anotar en seis partidos consecutivos.

La convención en el tiempo de estos dos futbolistas ha terminado por ejercer un efecto retroalimentador. Es plausible pensar que sin Cristiano Ronaldo, Messi no hubiera alcanzado esta dimensión. Y viceversa. A cada efeméride ha habido una respuesta contundente por parte del oponente. Aunque uno lo disimule mejor que el otro, ambos viven pendientes de las actuaciones de su rival. Mantienen una pelea voraz en todos los frentes que no permite el menor renuncio. No hay lugar para tomarse un respiro.

Estas semifinales de la Copa del Rey pulsan de nuevo al Real Madrid y al Barcelona. El torneo testará la capacidad de supervivencia blanca y medirá su evolución. Quizás decantado hacia los azulgrana por las bajas que asolan al Madrid, no hay desnivel en la batalla entre Messi y Ronaldo. El futbolista del Barcelona ha anotado ocho goles en lo que llevamos de 2013, mientras que Ronaldo ha hecho diez. Cuesta mucho determinar quién tiene más ascendencia sobre su equipo ahora mismo. Mientras que Messi está sobresaliendo en un grupo que se mueve como una unidad brillante, Ronaldo muchas veces es un solista, apenas asistido por Ozil puntualmente.

Seguramente, el cambio de mentalidad de Cristiano Ronaldo haya sido fruto de un compendio de argumentos. El portugués, que podría ser el capitán el miércoles, hace ahora de cada partido un ejercicio de responsabilidad con su dimensión. Con su talento, tiene múltiples formas de marcar la diferencia. De un tiempo a esta parte, ha elegido la mejor. Es más inteligente en el campo, se asocia más, elige mejor y todavía le da para ser tan definitivo como siempre. En un hábitat futbolístico y personal más hostil, el mejor Cristiano resiste la comparación con el mejor Messi.

Artículos relacionados