thumbnail Hola,

El día que Messi le arruinó la noche a Cristiano

El Barcelona fulminó al Osasuna gracias a un Lionel Messi brillante, frío, calculador y despiadado. El Clásico se acerca y el argentino viene en buena racha

Es verdad que se esperaba un Barça-Osasuna más complicado para los culés, pero no fue así. Los minutos de batalla que dieron los navarros se apagaron muy pronto cuando Messi anotó el primer gol apenas 10 minutos después del silbatazo inicial. José Luis Mendilibar apostó, como hacen muchos, a jugarle con peligro a los blaugranas, pero en su caso no funcionó. El 4-2-4 propuesto por los navarros no surtió efecto, al menos no el que ellos esperaban.

Los de Tito Vilanova, ayer comandados por Jordi Roura, tendieron una trampa exquisita. El tridente ofensivo de David Villa, Messi y Pedro fue la detonación de la mala noche pamplonica. El 'Guaje' se internaba al centro del ataque, dejándose seducir por su naturaleza de delantero centro. Messi, como hace poco analizábamos, ha recurrido a atrasar su posición y ocupar el lugar de Xavi Hernández, pero no sólo eso, también se fue al lugar de Pedro y del mismo Villa. El canario se metía al centro, salía, se internaba hasta el extremo izquierdo y Messi se apoderó del terreno de juego, tuvo los espacios necesarios para construir su juego, para ser letal, para con una frialdad impertinente y sin tocar el balón, sentar a Andrés Ferndández y abrir la lata goleadora.

David Villa se quedó sin su gol y vaya que lo intentó. El asturiano tuvo más de una oportunidad y la más clara terminó en las manos del guardameta rival que hizo gala de buenos reflejos. Carles Puyol, también bajó al ataque, pero no vio puerta, lo mismo que Adriano e incluso Dani Alves que dio la asistencia a Pedro para poner el 3-1. El lateral brasileño tuvo una noche en la que no batalló, tras no tener que sufrir en la defensa, no cometió aquel error que a veces ha hecho estragos cuando se cierra en demasía con Puyol. Adriano por la banda izquierda hizo las de Jordi Alba e incluso su compañero Javier Mascherano le tuvo que pedir que regresara a la defensa, el brasileño engolosinado también quería gol.

El Osasuna cayó en la trampa, con desesperación Arribas fue expulsado por meter mano donde no debía y tras dos amarillas fue expulsado, con justicia. Pero Mendilibar se contagió y también debió abandonar el banquillo para irse al vestuario junto con su defensa. Los culés se diviertieron y en media hora ya habían finiquitado el encuentro tras la expulsión de Arribas, fue entonces cuando los navarros no puedieron hacer nada más. No tocaron el balón y sólo una sola ocasión en todo el encuentro tocaron puerta. Valdés recibió gol, para no cambiar con la costumbre, pero el portero fue coreado en el Camp Nou, fuue aplaudidio y se le pidió que no se marche, el de l'Hospitalet agradeció el gesto.

Jordi Roura dio descanso a varios de los titulares que ya sabemos serán titulares el próximo miércoles ante el Real Madrid. Andrés Iniesta vio el partido desde el banquillo, mientras que Cesc Fàbregas disputó algunos minutos en la recta final cuando entró en recambio de Xavi Hernández. Thiago Alcántara entonces se cambió al interior derecho y Cesc en una de sus posiciones favoritas, la de interior izquierdo. Alexis Sánchez volvió a causar exclamación en la afición que veía cómo fallaba claras oportunidades, pero ante el Real Madrid el chileno podría ser titular y que a nadie le extrañe, siempre se le ha dado bien el equipo merengue. Pero lo mejor de todo, es que Lionel Messi marcó un póker, el tercer en su carrera en la Primera División y tras arruinar el hat-trick de Cristiano Ronaldo ante el Getafe, el rosarino llegará más que confiado al Santiago Bernabéu el próximo miércoles.



Artículos relacionados