thumbnail Hola,

El Camp Nou recibe a Victor Valdés

El Barça jugará este domingo ante el Osasuna y será la primera aparición de Valdés en casa después de anunciar su no renovación

Victor Valdés volverá a pisar el césped del Camp Nou después de que se anunciara que no renovará su contrato que termina el 30 de junio de 2014. Hay mucha expectativa, un sector del barcelonismo está agradecido por los años que ha dado el cancerbero al club y otros no logran aceptar su marcha.

En rueda de prensa el día de ayer, Jordi Roura comentó que espera un buen recibimiento a Valdés. En el club no existe ningún reproche hacia el guardameta y lo natural sería que la afición también tuviera un buen gesto con el portero que ha dado doce años de su vida personal y profesional al Barça. Una campaña contra el portero de l'Hospitalet, no sólo sería desequilibrante para el equipo sino para él mismo, algo que en estos momentos además caería en injusticia después de la gran temporada que están firmando los culés y cuando los mayores retos se avecinan.

Es verdad que causó extrañeza que un canterano no sueñe con retirarse vistiendo de azulgrana, pero no querer hacerlo tampoco es una falta, ni traición ni falta de amor a los colores, es simplemente una decisión personal y profesional. Si Valdés considera que su ciclo ya terminó hay que reconocerle el valor de aceptarlo y de dejar paso a alguien que aún tenga cosas que ofrecer al equipo. Lo mismo que hizo Guardiola. Valdés tampoco tiene la obligación de explicar sus motivos en rueda de prensa, ya lo hará en su momento y de común acuerdo con el Club, pero éste no es el más adecuado, porque sus declaraciones sin duda darán pie para los oportunistas que intentan desestabilizar al equipo que lo está ganando todo.

Para algunos, el momento en que el agente de Valdés anunció el 'no' del jugador no fue el más apropiado. Pero está claro que tampoco se le puede dar gusto a todo el mundo. Recordemos que a Pep se le criticó también por anunciarlo en abril, poco antes de culminar la temporada, pero fue el tiempo suficiente para que la directiva azulgrana encontrara al sustituto ideal. Lo mismo pasa ahora con el portero, el club está renovando a sus capitanes y en enero tocaba el turno a Victor y respondió con un sincero 'no', que bien podría haberse guardado hasta el final de temporada y también se le reclamaría por haber mantenido en secreto su decisión. Repito, a nadie se le da gusto.

Así las cosas, hoy el ganador de cuatro trofeos Zamora de manera consecutiva, se enfrentará al duro y a veces injusto juez que puede ser el aficionado, aunque resulta difícil concebir que se pueda juzgar a uno de los elementos del mejor Barça de la historia. Can Barça siempre será su casa.

Artículos relacionados