thumbnail Hola,

A pesar de que el argentino ha sumado la mayoría de los goles para el equipo, a la cuenta se han agregado otros jugadores que son pieza clave para el equipo

El Barça de Tito Vilanova que tantos goles ha marcado (100) y que pasa arrollando sobre el rival que se le ponga por delante, ha tenido cambios importantes que a veces parecen desapercibidos. Messi sigue siendo una clave importante, pero de alguna manera el equipo ya no depende completamente de él. Dejando de lado las estadísticas que nos podrían motivar a decir que si Messi ha marcado tantos goles es porque se depende de él, el análisis táctico y los goles de sus compañeros nos dicen otra cosa.

Si bien el argentino era el favorito de la banda derecha en los inicios del Pep Team, después se adueñó del centro del ataque, donde Xavi e Iniesta eran sus máximos proveedores. Es bien sabido que al Barça ya se le tenía tomada la medida durante el curso pasado y Tito era uno de los que más conscientes estaba de que el equipo necesitaba un cambio. Así que el técnico hizo los cambios pertinentes, la banda izquierda es quien manda.

Jordi Alba, Cesc Fàbregas e Iniesta forman parte de la banda izquierda letal y la que está mandando en el terreno de juego para acompañar a Leo en el ataque. Las galopadas de Alba como carrilero, generando ocasiones de peligro, Cesc internándose en diagonal y el manchego como falso extremo se han convertido en un arma más que peligrosa en la propuesta de este Barça de Tito.

¿Y Messi? el argentino por supuesto que sigue siendo el amo y señor del ataque, pero ya no de la misma manera. El 10 azulgrana se ha desviado más hacia el lado derecho, metiéndose en los terrenos de Xavi Hernández. Leo tiene más espacios en el terreno de juego, algo que siempre sabe aprovechar a la perfección y es por ello que anota, anota y anota. Pero si Messi no juega, el Barça puede solventar los encuentros con más tranquilidad que los anteriores cursos.

El nuevo planteamiento de Tito Vilanova hace que Leo Messi esté más libre en el césped y esto genera precisamente que el rosarino juegue mejor y el descontrol al rival es aún mayor dado que ya no saben a quien vigilar: Alba, Cesc, Pedro, Messi e Iniesta, cualquiera también puede hacer gol. Posiblemente con el avance de la temporada y conforme se vayan complicando los encuentros, los culés deberán depender más de Leo, sus goles serán la guinda del pastel.

Artículos relacionados