thumbnail Hola,

Tras el pinchazo del equipo en Anoeta, los azulgranas deberán dar vuelta a la página para esta semana clasificarse a la semifinal de Copa del Rey

Al día de hoy, el Barça acumula dos partidos consecutivos sin conocer la victoria. Primero el empate en el Camp Nou ante el Málaga y finalmente la derrota en Anoeta el pasado sábado ante la Real Sociedad. A pesar de que hoy la Liga no se encuentra en grave peligro, la realidad es que perder los tres puntos fue un toque de atención hasta cierto punto necesario para recordar que el torneo no está ganado.

Hace exactamente un año, el equipo entonces dirigido por Pep Guardiola, también estaba tropezando y acumulaba 3 encuentros sin ganar: primero el empate en la Copa del Rey ante el Real Madrid cuando el marcador del Camp Nou terminó 2-2. Tres días después otro empate sin goles ante el Villarreal en El Madrigal y finalmente un 1-1 en Mestalla ante el Valencia.

La temporada pasada, a estas alturas, los culés ya prácticamente se habían despedido de la Liga y el empate ante el conjunto merengue en la Copa del Rey, les amenazó para también despedirse de ese torneo. Hoy los blaugranas no pueden darse ese lujo después de un inicio de temporada tan espectacular como lo han firmado hasta ahora.

Es normal que por unos días se haya bajado el ritmo e incluso es benéfico, porque el equipo se ha quitado la presión de ser 'el gran invicto'. Pero también hay que ser precavidos y los jugadores deben reaccionar rápido para este jueves en La Rosaleda no volver a caer, porque entonces dirán adiós prematuramente a la Copa del Rey.

Que a nadie extrañe que el Barça regrese más potente, si algo ha sabido demostrar el conjunto blaugrana es que sabe levantarse de las adversidades, pero de no hacerlo, sin duda estaría firmando uno de los peores fracasos.

Artículos relacionados