thumbnail Hola,

Tras el pésimo encuentro del domingo, los de Valverde deben corregir errores y parecerse al equipo que puso contra las cuerdas a los blancos

Seguramente parecerá osado pensar que el Valencia puede darle un susto al Real Madrid el próximo miércoles, y más si se tiene en cuenta el pésimo encuentro de los de Valverde el domingo. Si a eso le añadimos el 2-0 a favor que trae el Real Madrid, la misión parece poco menos que imposible, pero hay factores que invitan al optimismo en la capital del Turia.

De los últimos cinco partidos, el Valencia ha puesto en complicaciones al Real Madrid en cuatro, todos excepto el último. Junto con esa goleada, el Valencia ha conseguido dos empates en el Bernabéu y ha cosechado dos injustas derrotas, la más reciente, la del pasado martes en el feudo madridista.

No será tarea fácil el partido para el Valencia, pues necesita un mínimo de dos goles a favor y no encajar ninguno para forzar la prórroga. Los de Valverde no se deben volver locos como ayer y jugarle al Real Madrid alocadamente. Las líneas deben estar muy juntas y realizar una presión continúa sobre los centrocampistas madridistas, y por supuesto no caer en el tremendo error de anoche, colocar la línea defensiva en el centro del campo, dejando 40 metros a la espalda de una defensa que no tiene en la velocidad su mayor virtud.

El Valencia debe parecerse al equipo rocoso del pasado martes, plantándole cara al Madrid pero sin descuidar la parte de atrás y concediendo los menores contraataques posibles, pues un gol madridista acabaría con la eliminatoria. Las bajas de Albelda y Parejo hacen daño, pues Gago demuestra no tener la cabeza en Valencia, algo que la afición no le perdona y se lo hizo saber ayer.

Quizá un juego más directo y de menos toque podría ser la solución. Un cambio de Valdez por Jonas y buscar balones en largo a los dos puntas para poner a prueba a una defensa madridista con muchas bajas. Valverde debe probar algo distinto a lo de ayer, algo que el 'Txingurri' sin duda hará.

Esto es fútbol, y lo que ayer era negro, mañana puede ser blanco. Mestalla ha presenciado machadas de todos los colores y puede que se esté preparando para otra el miércoles. Que nadie de al Valencia por muerto.

Artículos relacionados