thumbnail Hola,

Albiol destaca públicamente la importancia que tiene para el equipo blanco el partido ante el Valencia. Los datos le dan la razón. El corresponsal Alberto Piñero lo analiza

El Real Madrid visita al Valencia este domingo. Es el segundo partido de los tres que deben jugar entre ambos en apenas ocho días contando Liga y Copa del Rey. Esta vez toca la Liga, el partido menos importante de los tres para el equipo madridista. Marchan a 18 puntos del líder, sin opciones reales de alcanzar al Barcelona, y con los únicos objetivos de presionar al Atlético, lavar su imagen y tomar carrerilla de cara a la Champions. Con lo que, si ya de por sí tenía poca relevancia el choque de Liga, enmarcado entre dos partidos de cuartos de Copa, y con el no definitivo 2-0 de la ida, más todavía.

Quizás, a simple vista, lo más importante podría ser el aspecto psicológico en una trilogía tan particular como ésta. Por aquello de que, después de ganar en el Santiago Bernabéu habiendo merecido menos de lo que cosechó, una segunda victoria consecutiva en Mestalla podría suponer un duro puñetazo en el mentón che de cara a la vuelta de la Copa.  Sin embargo, Raúl Albiol ha puesto las cartas sobre la mesa en rueda de prensa, abriendo así los ojos a observadores externos.

Mourinho volvió a borrarse un día más de la sala de prensa, aprovechando para irse a ver a su hijo con el Canillas en otra nueva maniobra ética, que no estética. Y mientras tanto, el central valenciano tiraba de orgullo madridista en la sala de prensa de Valdebebas después de dos tibias y tópicas respuestas cuando le habían preguntado ya por las rotaciones y la rivalidad ante el Valencia: “La Liga no es un ensayo, no estamos para ensayar. Tenemos que ganar mañana y el miércoles. Nos tiene que servir sólo para saber el ambiente que nos podemos encontrar, pero el objetivo es ganar, e ir a más” espetó el ‘18’ blanco, sacándose esa réplica de lo más profundo de su orgullo.

Y no le falta ni pizca de razón a Albiol, consciente quizás de que una derrota dejaría al Valencia a apenas cuatro puntos de distancia cuando ha destituido ya a su primer entrenador. Consciente quizás de que una derrota podría provocar que el Betis le alcanzara en la tercera posición. El pasado fin de semana el Real Madrid ya firmó un empate a nada contra el colista, y aun con la Copa entre medias, el equipo blanco podrá tener sus tropiezos, pero no puede dejarse llevar en la Liga como si fuera un equipo más. Porque no lo es. Es uno de los equipos más importantes del panorama futbolístico mundial a día de hoy, con una de las plantillas que muchos creen que es de las más completas de la historia del club blanco. Mimbres como para no necesitar ‘ensayos’ de ningún tipo. Albiol dixit.

Artículos relacionados