thumbnail Hola,

El nuevo entrenador sevillista se estrenó con un justo empate en La Romareda frente a un serio Zaragoza y aplazan el desenlace para la vuelta

Mejoró el nuevo Sevilla de Unai Emery en su estreno en el partido de ida de estos cuartos de final de la Copa del Rey. A priori no lo hizo en los resultados, aunque si mejoró bastante en cuanto a su juego y sobre todo, respecto a las sensaciones que dejó sobre el césped de La Romareda.

El partido no pasará ni mucho menos a la historia del fútbol, aunque si fue por momentos tenso y entretenido, y todo un gran despliegue tanto táctico como físico de las medulares de ambos conjuntos. Ante la baja de Kondogbia, Emery apostó por un viejo conocido de su etapa en Valencia como es Hedwiges Maduro que formó con Gary Medel un centro del campo ultradefensivo, que luchó ferozmente contra Apoño pero falló muchísimo en la entrega. Con este panorama por el medio, solo Movilla y Rakitic intentaron poner una pizca de creatividad al partido.

Esos mediocampistas demostraron a la perfección la condición de defensivos de ambos técnicos, que plantearon dos defensas muy pero que muy serias, lo que suponía un cambio importante con respecto a los últimos partidos del Sevilla de Míchel, algo que se debe sumar al cambio en la actitud de algunos de sus futbolistas que esta vez sí que se vaciaron en el campo.  Jiménez, que se quejó esta semana del tratamiento del calendario con los maños, tuvo que hacer rotaciones en ataque y no creó apenas peligro hasta la entrada de Montañés en la segunda parte.

Las ocasiones del Sevilla las pusieron Negredo, que sigue negado para el gol, y Jesús Navas que le sigue poniendo más voluntad que acierto, sobre toda a la hora de poner centros. Con mucho menos dominio, pero en un alarde de efectividad el Zaragoza se valió de Helder Postiga para crear alguna ocasión que sacó con acierto Palop, que querrá reivindicarse para recuperar la titularidad.

Por fases el encuentro no permitió el juego por continuas faltas, que el árbitro puso calmar y sancionar con acierto, un auténtico placer que en estos días en los que corren ríos de tinta sobre polémicas arbitrales, no hayamos tenido más que elogiar a Fernando Teitxeira. Colegiado que también anuló acertadamente un gol a Negredo, que estaba por poco en fuera de juego,  en la primera parte.

Después de este partido más de hombres que de nombres, Emery espera tomar el pulso a su nuevo equipo para remontar en liga, y sobre todo para que dentro de una semana se deshaga este empate, y Manolo Jiménez no le amargue una nueva noche de “copas” a su antigua afición.

Artículos relacionados