thumbnail Hola,

El Real Madrid recibe al Celta de Vigo con medio cuerpo asomado al abismo. Podría ser su segundo título perdido en cinco meses. El corresponsal del Real Madrid lo analiza

El Real Madrid recibe este miércoles al Celta de Vigo en lo que es su partido más importante de aquí a que llegue el Manchester United al Santiago Bernabéu allá por febrero. ¿Quién lo iba a decir hace apenas cuatro meses cuando recién empezaba la temporada y el Real Madrid asomaba como favorito a todo después de desbancar de su trono a un Barcelona que había dicho adiós a Guardiola? Pero todas aquellas elucubraciones han caído ya en saco roto, y a día 9 de enero la situación real es que el equipo blanco está con medio pie fuera de su segunda competición en el presente curso.

De la Liga está fuera desde hace ya unas cuantas jornadas, con el único objetivo de maquillar su imagen lo más que se pueda. Y en Copa de momento llega al partido de vuelta con un 2-1 en contra que le deja en una situación delicada. Como decía el mismo Mourinho desde la sala de prensa de Balaídos, no es necesaria una remontada histórica ni nada por el estilo, sino simplemente ganar. Un 1-0 o un 2-1 serían suficientes. Lo cual parece sencillo al tratarse de un Real Madrid y un Celta de Vigo, pero debe materializarse. Y ahí, en llevar la teoría a la práctica, parece que el equipo blanco se está atascando un poco bastante este año.

Sea como fuere, lo que está claro es que es una auténtica final para los blancos. Así lo calificaba el propio Xabi Alonso en una rueda de prensa de este martes donde también habló de la renovación de Cristiano Ronaldo, de la relación de Casillas y Mourinho, o de la ausencia del técnico en la Gala del Balón de Oro. Sin embargo, fue esa aseveración la que más resonó en la sala de prensa de Valdebebas. Porque nadie le había preguntado expresamente por si era entendido el partido como una final, por el aplomo con el que se expresó el tolosarra, y por supuesto, por la aplastante realidad en sí, por los motivos más que suficientes que existen para pensar en que efectivamente el partido ante el Celta es un choque a vida a muerte aun cuando las polémicas adyacentes dispersen las miradas.

Y es que el Real Madrid está a noventa minutos de poder decir adiós al segundo título del año… ¡a principios de enero! Algo impensable cuando se tiene a uno de los mejores equipos del mundo en la actualidad y una de las mejores plantillas de la historia del club blanco. Y algo que podría convertir esta media temporada que aún queda en un auténtico infierno, dados los continuos charcos en los que se vienen metiendo unos y otros últimamente.

Es cierto que la Copa de Europa lo transformaría todo. Es la competición más importante del mundo a nivel de clubes y proclamarse campéon es suficiente maquillaje como para eclipsar todo lo anterior. Pero hasta que llegue la primera eliminatoria ante el Manchester United quedaría un mes de largo transitar por lo que sería un árido desierto sin opciones en Liga ni Copa. Más allá de que, evidentemente, la zozobra se dispara al pensar en que este Real Madrid pudiera eliminar al United, líder de la Premier League, si no es capaz de hacer lo propio con un recién ascendido como el Celta de Vigo. De ahí que el partido de este miércoles no sea uno cualquiera, sino de verdad una auténtica final para el Real Madrid. Y sólo será la primera de las muchas que se ha obligado a disputar en esta campaña.

Artículos relacionados